Polémica en el principado Hannover tras la venta del castillo Marienburg

En 1857, cuando su mujer cumplió 40 años, Jorge V de Hannover la guió hasta la cima de una colina de 135 metros,en Pattensen, y le anunció que allí mismo sería construido un castillo en su honor, parecido al de los cuentos de hadas que tanto le gustaban. Así, como una prueba de amor, nació MarienburAugusto de Hannover , el príncipe heredero de la Casa de Hannover , decidió hablar a través del periódico alemán Hannoversche Allgemeine.
Lo hizo mientras su padre se recupera satisfactoriamente de una operación de urgencia, que lo llevó de nuevo al quirófano, en Austria, por una severa inflamación del páncreas, que ponía en peligro dicho órgano, según publicó la revista Bunte. Ernesto de Hannover tuvo unas palabras muy duras hacia su primogénito cuando él decidió poner a la venta el Castillo de Marienburg. El aún marido de Carolina de Mónaco aseguró que dicha operación inmobiliaria era "ilegal e indigna". El castillo se construyó a mediados del siglo XIX para servir de sede a la Casa de los Hannover. La venta del palacio es, sin duda, un duro golpe para Ernesto de Hannover, quien, debido al disgusto por la venta y por las discrepancias con su hijo, podría haber visto resentida su salud.
Si bien está separado, Ernesto de Hannover jamás se divorció de Carolina de Mónaco, por lo que están legalmente casados. El silencio de la hija de Raniero en este caso fue interpretado como un apoyo a la decisión del príncipe heredero.
Después de unas semanas en silencio, Ernesto Augusto ha decidido romper su silencio y hacer públicos los motivos que lo llevaron a tomar tan difícil decisión. Aseguró, en este periódico alemán, que se encontró una situación financiera muy difícil, ya que las deudas acumuladas por su padre"eran considerablemente más altas"de lo esperado. En pocas palabras: que no disponía de capital para mantener el castillo. Sobre el dinero que supuestamente le entregó su padre en el pasado,también se pronunció el príncipe heredero: "Nunca me llegaron esos activos. Lo que me cedió fueron unos terrenos agrícolas y forestales. Los ingresos que estas tierras me proporcionaban no fueron suficientes para el mantenimiento y la rehabilitación del Castillo de Marienburg", explicó
Ernesto Augusto de Hannover posa con su hermano Christian el día de su boda con la plebeya rusa Ekaterina Malysheva, que tuvo lugar en el Castillo de Marienburg, en 2017. Su padre, con el que ya estaba enfrentado, no asistió.
Cuando el pasado diciembre saltó la noticia de la venta por un simbólico euro al Estado alemán del castillo -quien se hará cargo de una costosa rehabilitación, en 2020-, se conoció de primera voz el enojo de Ernesto de Hannover con su hijo, y se produjo un discreto silencio por parte de Carolina de Mónaco y de Christian de Hannover, aunque esa actitud se ha interpretado como un apoyo tácito a las decisiones del heredero. Cabe recordar que Christian de Hannover, el segundo hijo que tuvo Ernesto de Hannover con su primera esposa, Chantal Hochuli, reside en Madrid junto a su mujer, Alessandra de Hannover, y ambos tratan de vivir lo más discretamente posible. Dentro de poco, celebrarán su primer año de casados. Alessandra, a pesar de convertirse en princesa de Hannover, no cambió sus hábitos y continúa con su vida normal en la capital de España, muy centrada en su trabajo de diseñadora.
Si bien está separado, Ernesto de Hannover jamás se divorció de Carolina de Mónaco, por lo que están legalmente casados. El silencio de la hija de Raniero en este caso fue interpretado como un apoyo a la decisión del príncipe heredero. Fuente: HOLA - Crédito: Cover






-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS

Farmacia Del Pueblo

Copyright © Noticiasdelbolson | Designed With By Blogger Templates
Scroll To Top