Esta mañana los enfermeros de El Bolsón realizaron una conferencia de prensa para visibilizar la problemática que aqueja al sector, en a la oportunidad Luis Albornoz explicó que buscan que se sancione la ley que reconoce a los trabajadores de la enfermería como profesionales de la salud.

Junto a referentes, asociaciones y colegios de enfermería de todo el país estamos elaborando el proyecto de ley de reforma de la ley nacional de enfermería 24004, expresó Albornoz.

Representamos a un colectivo de mas de 80 organizaciones de todo el país y en el año internacional de la enfermería. Además, el licenciado confirmó que en el hospital local se cumplen jornadas laborales de 12 horas con todo lo que implica en desgaste tanto físico como Psíquico de los enfermeros que son la primera línea de la trinchera entre la salud y la enfermedad.

 

Consideramos que éste es un proyecto de ley de género, ya que la profesión es ejercida en su mayoría por personal femenino, quienes padecen segregación, restricción, exclusión y menoscabo de su condición de ciudadanas.

 

Seguidamente Daniel Cahuimpan enumero las propuestas y sugerencias que están trabajando con base en los siguientes puntos: 

 

📌Reconocimiento cómo profesionales de la salud.

 

📌Actividad de alto riesgo

 

📌 Anticipo de edad jubilatória.

 

📌Creación de Autoridad de Aplicación/Ente regulador/

 

 

La pandemia puso en evidencia lo que no hicimos - ni en políticas públicas ni en sistemas de salud- durante décadas, y que es: no haber jerarquizado la profesión de enfermería.

 

Hoy más que nunca merecemos nuestro reconocimiento como profesionales de la salud, detallo Hugo otro de los enfermeros en actividad que también se refirió a la situación laboral durante la pandemia.

 

Consideramos imprescindible fortalecer el marco normativo para otorgar condiciones de trabajo dignas y jerarquizar a todo el personal de enfermería de nuestro país. Necesitamos la modificación de una ley que amplié derechos y salde históricas deudas.

Éste es un proyecto también de equidad de género, ya que la profesión es ejercida en su mayoría por personal femenino, quienes padecen segregación, restricción, exclusión y menoscabo de su condición de ciudadanas.

Nos merecemos una ley acorde a una enfermería que evoluciona constantemente y es personal esencial del sistema de salud.

Bajo el lema *No queremos privilegios. Queremos igualdad*, los enfermos piden por sus derechos se pronunció el colectivo de Enfermeros Argentinos Autoconvocados que nuclea a 80 instituciones de todo el país.

Situación actual de la profesión, 2020

La Enfermería argentina, recurso humano prioritario para garantizar el cuidado de la salud de nuestro pueblo, hoy está en crisis. El personal de enfermería es uno de los pilares para las acciones de prevención, atención y rehabilitación de la salud.

Si bien esta situación es reconocida por autoridades, trabajadores y especialmente por los usuarios del sector salud, el desarrollo profesional y la situación laboral del personal de enfermería, siguen siendo precarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la enfermería como la columna vertebral de los servicios de salud y estima que para el 2030 el mundo necesitará nueve millones más de enfermeros, por lo que resulta primordial incentivar a nuevas generaciones al estudio de esta carrera y, a la vez, actualizar permanentemente la capacitación para afrontar los nuevos desafíos que se presentan en el sector de la salud.

El trabajo de los profesionales de la enfermería es imprescindible en los sistemas de salud de todos los países.

Pandemia y enfermeria

En el contexto de la pandemia de COVID-19, no sólo están asistiendo a los pacientes en la primera línea de atención de las guardias de los hospitales, sino que también ejercen funciones de gestión y organización de todos los servicios de salud y de educación a la población.

 Las enfermeras y enfermeros son genuinos asistentes de los servicios médicos durante las 24 horas, todos los días del año. El Covid-19 puso en evidencia lo que no hicimos -ni en políticas públicas ni en sistemas de salud-, durante décadas, y que es: no haber jerarquizado la profesión de Enfermería.

Un virus, de pocas micras y muy contagioso, desnuda la falta de políticas orientadas a jerarquizar su rol en el equipo de salud. El sistema de salud argentino se encuentra descentralizado en 24 jurisdicciones, no habiéndose logrado el desarrollo de políticas nacionales coordinadas con las provincias como ha ocurrido en otros países. En consecuencia, no se logran condiciones de equidad en el desempeño de los profesionales del sector salud, se obstaculiza la circulación de los mismos y se fragmenta la información y el registro.

 Actualmente nuestro país no cuenta con un registro centralizado de información que permita tomar decisiones en relación con sus recursos humanos. La situación de enfermería en la Argentina mantiene rasgos críticos cuantitativos y en el nivel de formación, aunque en los últimos años se ha marcado una tendencia creciente hacia el aumento de la calificación del personal de enfermería. La escasez de enfermeros es una problemática mundial.

Sin embargo, al mirar lo que sucede en el continente, un informe reciente de la Organización Panamericana de la Salud revela que la Argentina tiene una de las tasas más bajas de profesionales de la enfermería por habitante de la región, con 5,5 profesionales cada 10.000 habitantes (el número sube a 21 cada 10 mil habitantes si se incluye a la formación no universitaria o técnico en enfermería).

Para poner en contexto basta mirar entre los países que mejor están, figuran Finlandia 150 cada 10.000 habitantes; Estados Unidos 111, Canadá con 106, Cuba 80 y España 40. En este camino también podemos destacar la ley Nacional del Ejercicio Profesional 24.004 /91 (es la primera norma que reconoce a la profesión como actividad autónoma, establece las incumbencias profesionales y prohíbe la práctica empírica) y más tarde, en consonancia con ella, la sanción en la provincia de Buenos Aires 12.245/98, y otras de varias jurisdicciones.

 Como lo establece la ley 24.004 del Ejercicio de la Enfermería, el personal de enfermería está constituido por dos categorías: Profesional y Auxiliar de Enfermería. En nuestro país, la formación de profesionales se realiza en el ámbito superior, bajo dos modalidades: Técnico en Enfermería, y Licenciado en enfermería.

Según datos de la Red Federal de Registros de Profesionales en Salud, la fuerza de trabajo de la enfermería en todo el país es de 192.829 matriculados. De estos trabajadores el 43% aún tiene diploma de auxiliar en enfermería, el 45% son técnicos y 13% son licenciatura en enfermería (informe 2016-2017).

Próximas jubilaciones y falta de personal

Un dato preocupante es la deserción del recurso humano en enfermería, según un informe elaborado por el PRONAFE (Programa Nacional de Formación de Enfermería) del Ministerio de Salud de Nación, un 70% de los estudiantes abandona la carrera, faltan alrededor de 100.000 enfermeras/os en todo el país y actualmente un tercio de los matriculados superó los 50 años de edad, estando próximos a jubilarse. En este año 2020; 56.000 ENFERMERAS se habrán jubilado.

Actualmente no hay reconocimiento de la enfermería como profesión de salud en el 90% de nuestro país, siendo las provincias de Buenos Aires y Santa Fe las que avanzaron en ese sentido, solamente. La carrera de Licenciatura en Enfermería requiere entre cuatro y cinco años para completar la formación profesional con altas competencias; la ley 24.521 de Educación Superior establece en el artículo 43 que aquellas profesiones reguladas por el Estado, cuyo ejercicio pudiera comprometer el interés público, poniendo en riesgo de modo directo la salud, deben ser acreditadas periódicamente por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau); la ley 13.538 de la Provincia de Buenos Aires incorporó a la Licenciatura en Enfermería a la Carrera Profesional Hospitalaria en los establecimientos asistenciales dependientes del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires; la Licenciatura en Enfermería solo es reconocida en cinco de los 135 municipios de la Provincia de Buenos Aires (Lomas de Zamora, Florencio Varela, Luján, Coronel Pringles y Vicente López); por su formación, aportes y conocimiento es fundamental avanzar en un esquema de reconocimiento profesional a la Licenciatura en Enfermería; los Licenciados y Licenciadas en Enfermería ejercen una profesión que posee título de grado, cumplen con las condiciones de progreso científico, y actualmente acceden a diversas maestrías y doctorados interdisciplinarios por calificar sobradamente con la formación académica.

Teniendo presente que la profesión es ejercida en su mayoría por personal femenino, se observa que la no admisión en la carrera profesional se inscribe en una segregación por razones de género por lo cual las Licenciadas en Enfermería padecen distinción, exclusión, restricción y menoscabo de su condición de ciudadanas.

El reconocimiento de la salud pública como derecho social, constituye a direccionar políticas de salud para alcanzar condiciones de equidad en el sistema de salud, eficiencia en las organizaciones, calidad en el modelo de atención y participación comunitaria en el sistema de salud. En ese marco deseamos acercar información diagnóstica y propuestas básicas que permitan avanzar en la resolución de la problemática que vive nuestro sector.

Sintetizamos las propuestas en una plataforma que denominamos: “Programa para el desarrollo de la enfermería” Propuestas:

1-      DECLARAR LA EMERGENCIA NACIONAL DE LOS RECURSOS HUMANOS DE ENFERMERÍA Actualmente faltan más de 100 mil enfermeras/os en todo el país. La oferta de enfermeras/os con conocimientos, habilidades y actitudes adecuadas disminuyó debido en gran medida a diversos factores que hacen poco atractiva la elección y permanencia de los jóvenes en esta profesión tales como: bajos salarios, condiciones de precariedad y violencia laboral, aumento del estrés ante la demanda de las obligaciones, e intentando siempre actuar con responsabilidad profesional, además del bajo reconocimiento social y ausencia de fiscalización para exigir el cumplimiento en la formación y en el ejercicio. Evitar el déficit de profesionales de enfermería, requiere, el desarrollo de estrategias nacionales para la formación de nuevos profesionales, políticas adecuadas de retención, inversión en la fuerza laboral y promoción de la autonomía profesional.

2- DESARROLLAR ACCIONES TENDIENTES A LOGRAR LA RETENCIÓN DE ESTUDIANTES EN LA CARRERA DE FORMACIÓN DE ENFERMERÍA Promover activamente la carrera y difundir entre la población el rol profesional de la enfermería acorde a las concepciones disciplinares contemporáneas.

Así mismo una de las FORMAS DE INTERVENCIÓN DEL ESTADO EN SERVICIOS DE SALUD, es el desarrollo de recursos ( inversiones en estructura, bienes de capital, tecnología, formación y entrenamiento del recurso humano). Un dato preocupante es la deserción del recurso humano en enfermería, según un informe elaborado por el PRONAFE (Programa Nacional de Formación de Enfermería) del Ministerio de Educación de Nación, un 70% de los estudiantes abandona la carrera. En la actualidad es necesario auditar el alcance del programa, ya que observamos discontinuidad en el pago de becas e inaccesibilidad a las mismas en el 90% de los estudiantes de la carrera.

 

2-      AMPLIACIÓN DEL SISTEMA DE RESIDENCIAS DE ENFERMERÍA Las Residencias constituyen un espacio privilegiado para la formación especializada de los profesionales del equipo de salud. Para la enfermería abre una nueva instancia en este sentido, relevante tanto para el desarrollo de la profesión en la atención, docencia e investigación, como para la práctica interdisciplinaria y la posibilidad de construir propuestas alternativas enmarcadas en los principios de la estrategia de APS (Atención Primaria de la Salud). En su contexto amplio incluye todo lo que otorgue posibilidades de influir en la salud, enfatizando valores como la promoción de la salud a través de la educación y la participación comunitaria.

3-      IMPLEMENTACIÓN DE UN PROYECTO EDUCATIVO DE ACUERDO A LAS NECESIDADES DEL SISTEMA DE SALUD Según la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), “persisten problemas de exclusión y falta de acceso a servicios de salud para amplios sectores de la población. La falta de universalidad al acceso y de una cobertura apropiada tiene un considerable costo social, con efectos catastróficos sobre los grupos poblacionales más vulnerables”. Las instituciones formadoras deben repensar sus planes de estudio, orientando la capacitación del recurso humano de enfermería para fortalecer la atención primaria. La formación de los y las enfermeras será una de las claves de desarrollo para el Sistema de Salud Argentino.

4-      CREACIÓN DE LA AUTORIDAD DE APLICACIÓN En la actualidad no existe un Organismo que controle la actividad. No hay una oficina en el Ministerio de Salud de Nación que fiscalice y tutele el ejercicio profesional. Es necesario de forma urgente poner en funcionamiento un organismo, ente, superintendencia que regule y controle la actividad de la enfermería en la Argentina. Funciones de la Autoridad de Aplicación del ejercicio profesional de Enfermería: a) Establecer las normativas, metodológicas y de control para la organización y funcionamiento de los servicios de atención de enfermería. b) Regular el ejercicio de la práctica profesional y técnica en la atención de enfermería. c) Asesorar el diseño y perfeccionamiento de los planes de estudio de la carrera de enfermería y de las especialidades, en correspondencia con las necesidades del sistema. d) Participar en la planificación estratégica de la formación de los recursos humanos esenciales de enfermería. Otorgar becas para las personas interesadas, auxiliares de enfermería y/o enfermeros en transición de grado. Autorizar institutos de formación. Ej. : universidades, escuelas y/o asociaciones de enfermería que cumplan con los requisitos necesarios y conforme a la reglamentación. e) Garantizar el perfeccionamiento de los recursos humanos de enfermería según las necesidades del sistema de salud f) Elaborar instrucciones, indicaciones, documentos normativos y reglamentos para la organización y perfeccionamiento del trabajo de enfermería. g) Desarrollar las líneas nacionales de investigación de enfermería. h) Desarrollar programas de educación permanente y continua para los recursos humanos. i) Asegurar que se cumplan las normativas vigentes y las condiciones laborales necesarias en el ámbito público y privado. j) Crear el registro para la matrícula de los enfermeras/os en pregrado, grado y post grado comprendidas en la ley 24004 y su reglamentación. k) Ejercer el poder disciplinario sobre los matriculados. l) Realizar la fiscalización, control, auditoría e inspección de todos los establecimientos de servicios de salud y las instituciones formadoras de recursos humanos en enfermería del sector público y privado, así como de las personas comprendidas en la ley 24004 y su reglamentación, a fin de garantizar el ejercicio legal de la profesión y la calidad de la atención. Además, verificará el cumplimiento del desarrollo de los planes y programas de estudio aprobados legalmente. J) Desarrollar programas para lograr la accesibilidad a los servicios de salud de los sectores más vulnerables de la población. K) Elaborar políticas de educación, promoción y prevención de la salud en la comunidad, en el marco de sus incumbencias y autonomía profesional. L) Controlar que solo personal debidamente matriculado pueda ejercer actividades o realizar acciones propias del ejercicio. ( Ley Nac. 24.004 cap. 1 – art. 4)

5-      INGRESO DE LOS LICENCIADOS EN ENFERMERÍA A LA CARRERA PROFESIONAL Entendemos que los Licenciados/as en Enfermería por su formación de grado, su valía, sus aportes, sus conocimientos, su visión; cumplen sobradamente con los requisitos para integrar la carrera profesional en todo el territorio nacional, en igualdad de derechos con el resto de los profesionales de la salud. Es inadmisible que en el 90% de nuestro país la enfermería no tenga reconocimiento como profesionales de la salud. Esta situación genera una creciente limitación en su condición de iguales y libres, se inhibe su desarrollo como personas y profesionales; restringiendo su participación en la vida política, económica y social de la comunidad, generando una situación de discriminación que no admite fundamentos de ninguna índole.

6-      ENFERMERÍA ESCOLAR. INGRESO DE LOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA A LA EDUCACIÓN PÚBLICA EN TODOS SUS NIVELES Cuidar el bienestar físico, psíquico y social de los alumnos y de la comunidad escolar, a través de la asistencia en situaciones de urgencia, seguimiento de niños con enfermedades crónicas y necesidades especiales de salud, propendiendo a fortalecer conductas de autocuidado y hábitos saludables mediante acciones educativas orientadas a la promoción y prevención e investigación en salud.

8         GARANTIZAR LA ESTABILIDAD LABORAL Combatir la precarización laboral, medio ambiente de trabajo seguro, garantizar los requisitos básicos para el desarrollo de la actividad profesional, según normas y estándares nacionales e internacionales: infraestructura, dotación de personal, medidas de seguridad e higiene, como indica la Ley de Riesgos del Trabajo N° 24.557 tiene como objetivos prevenir los riesgos en la actividad laboral y reparar los daños ocasionados por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

9         PERCIBIR HONORARIOS, ARANCELES Y SALARIOS ACORDE A NUESTRA DIGNIDAD PROFESIONAL Los enfermeros y las enfermeras representan la cara oculta de la crisis sanitaria en Argentina, percibiendo salarios tan bajos que no les permiten una buena calidad de vida. Hoy estos trabajadores se encuentran debajo de la línea de la pobreza y esa situación los obliga a tener dos o tres trabajos; sin descanso, la cual pone en riesgo al paciente, a su vez no cuidamos al que BRINDA CUIDADOS y eso genera la enfermedad laboral. ( Ley 24.557)

10     REFORMA DE LA LEY NACIONAL DE ENFERMERÍA 24004 En el marco de un proyecto de salud más inclusivo, se hace necesaria la formación de más enfermeros, con más derechos, que demuestren un modelo de atención alternativo al actualmente ofrecido, implementando estrategias innovadoras que permitan a los futuros profesionales alcanzar, una concepción social de la salud. Consideramos que es imprescindible fortalecer el marco normativo que asegure condiciones de trabajo dignas y reconocimiento como profesionales para todo el personal de enfermería en nuestro país.

11-AMPLIAR EL ROL LAS ENFERMERAS Y ENFERMEROS EN LA ATENCIÓN PRIMARIO DE LA SALUD La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda “Ampliar el rol de los licenciados en enfermería en el primer nivel de atención puede eliminar barreras de acceso a la salud y expandir los cuidados en áreas con escaso personal sanitario, el envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades no transmisibles, que requieren cuidados durante toda la vida, evidencian la necesidad de ampliar el rol de las enfermeras y enfermeros”. Ampliar y reglamentar el rol de los enfermeros licenciados en el primer nivel de atención para mejorar el acceso y la atención en zonas con un número limitado de médicos. Esta iniciativa no pretende sustituir o reemplazar a ningún profesional sino complementarlo, ampliar habilidades para aumentar la eficiencia, mejorar los resultados en salud y reducir costos de atención (Documento OPS 2018)

 

12- ENFERMERÍA RECURSO HUMANO ESENCIAL DEL SISTEMA DE SALUD La enfermería es el recurso humano más importante del sistema de salud, ya que conforman más del 60% de la fuerza de trabajo en salud y cubren el 80% de las necesidades de atención. No se puede pensar en hospitales o clínicas funcionando sin este grupo de trabajadores/as. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha pedido a los países que inviertan en las enfermeras y enfermeros con el fin de mejorar su disponibilidad, distribución y roles para avanzar hacia la salud universal. La pandemia de COVID-19 puso una vez más en primera plana la multiplicidad de tareas que deben cumplir y el papel esencial que ocupan los enfermeros y enfermeras dentro de un sistema de Salud que cuida a las personas y salva vidas. Así da cuenta el decreto presidencial 260/2020 del 12 de Marzo del corriente año donde declara a la enfermería como trabajadores y trabajadoras esenciales.

En este contexto, las enfermeras y los enfermeros son un recurso humano imprescindible. Es por eso que hoy, más que nunca, es fundamental reconocer la contribución invalorable e indispensable que realiza el personal de enfermería a la Salud en todo nuestro país. Conclusión Consideramos que es imprescindible fortalecer, actualizar y sumar derechos al marco normativo de nuestra ley de ejercicio; que asegure reconocimiento como profesionales de la salud y condiciones de trabajo dignas para todo el personal de enfermería en nuestro país. Entendemos que la calidad de empleo y la situación socioeconómica de los trabajadores de la enfermería, condicionan el cuidado de la salud de la población, y por lo tanto transforma esta situación en crítica y de imperativo tratamiento.

Enfermeras y enfermeros integrantes de Enfermeros Argentinos Autoconvocados Nacional Agosto 2020

 











-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS