Indefectiblemente cuando transitamos las rutas de la comarca andina en Chubut, parecen sorprendernos historias de viejos pobladores, pueblos originarios y un grupo de vándalos que, a su paso, dejaron innumerables anécdotas por la Patagonia. Corresponsal del noroeste de Chubut Jaquelin Parada

 
Es precisamente en Cholila, un pueblo pintoresco de aproximadamente 3.500 habitantes que, emplazado entre cuatro increíbles valles albergó a estos hombres oriundos de Norteamérica, según varios testimonios locales y documentación que obtuve del libro “Buscados en la Patagonia “de Marcelo Gavirati. 
Es demasiado atractivo el pueblo y sus alrededores como para recorrerlo en un día. Por lo tanto, no solo volveré, sino que indagaré sobre su vida y tradición, caminando senderos turísticos de la mano y el relato de sus protagonistas.
Oriundo e hijo de la historiadora local Eva Quilodrán, nos recibió Darío Calfunao el actual director de turismo de Cholila y creador del proyecto Huella Andina en conjunto con otros guías de montaña y el Club Andino Cholila. Del que, además; es socio fundador.
Nos contó sobre varios proyectos que están ejecutando desde su dirección; a la espera del objetivo
 del aislamiento social y obligatorio.




Vale decir que para ingresar a la localidad se debe tener el permiso correspondiente, tal y como sucede en El Maitén y Epuyén. 
Darío comentó que uno de los grandes desafíos es poder reacondicionar la cabaña de Buth Cassidy y los bandoleros. De esta manera se podrá impulsar una serie de actividades inéditas en la zona, de las que no quiso ahondar para evitar quitar el efecto sorpresa. 




Sin embargo, adelantó que se quiere crear un software para la búsqueda de elementos pertenecientes al grupo vandálico, con el finde atestiguar su paso por Cholila, sin que ello conlleve la aprobación de los delitos cometidos en el pasado. 
“El objetivo en general desde el área de turismo; es poner en valor el patrimonio histórico de Cholila, ordenándolo. Refaccionando y reestructurando significativos edificios y emplazamientos históricos como son la vieja cervecería, la escuela Vicente Calderón, el molino harinero de la familia Cea y preservar las pinturas rupestres del Cerro Pintado. Pensando en la tercera edad, estamos disponiendo la accesibilidad de senderos para que nuestros adultos mayores puedan recorrerlos sin riego. Y con el mismo propósito, colocar bancos de descanso en los bulevares del pueblo y sanitarios en espacios claves”.
En otro orden de cosas, aseguró que se inició un trabajo en conjunto entre varias comunas pertenecientes a los departamentos de Futaleufú y Cushamen con la idea de implementar un protocolo específico para actividades de montaña en el marco de la pandemia. De dicho diseño participaron varias instituciones vitales para tal fin, como enfermeros y médicos de los hospitales locales, cuerpos deliberantes, policía, inspectores de bromatología, y profesionales de montañismo para que la actividad se pueda desarrollar de forma totalmente segura. 
Sin embargo, se debió acotar su alcance hasta tanto mermen los brotes de Covid19 en la región, haciéndose efectiva de manera recreativa en el ámbito local, restringida al turismo. 
Así mismo, el referente municipal pasó nota de la importancia del convenio que se firmó hace dos temporadas entre la administración del Parque Nacional Los Alerces y el municipio, para el cobro de ingreso al parque.
Finalmente, Darío Calfunao resaltó la importancia de dos actividades que estaban programadas en la localidad, pero que debieron postergarse. Refiriéndose al tercer encuentro de montaña de esquí de travesía y al segundo encuentro de observación de aves.
Al respecto evocó el trabajo que se está realizando desde su dirección para ponderar el atractivo turístico en torno a la observación de cóndores y halcones; junto con la ecuánime intención de regular la caza de ciervo colorado y jabalí.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS