Así lo denunciaron el grupo de familiares de víctimas de abusos sexuales en el oeste provincial. Ayer estuvieron en los tribunales de Esquel donde los recibió el fiscal Carlos Díaz Mayer. En la oportunidad, se abordó la situación de una adolescente y otro menor y los tiempos de la Justicia para los casos.

Un grupo de familiares de víctimas de abusos sexuales en la Comarca Andina, se manifestó ayer en los Tribunales de Esquel, pidiendo justicia por un caso de abuso que tuvo como víctima a una menor en El Hoyo.

Luis Albornoz, uno de los vecinos que viajó a esta ciudad cordillerana, señaló en FM Tiempo Esquel que “hace más de un año que estamos esperando que se resuelva el caso, y llegamos a los Tribunales para pedir que nos atienda el fiscal Carlos Díaz Mayer, para saber cómo está la causa”.

En su relato comentó que la víctima, de 13 años, intentó suicidarse, y respecto del hecho informó que “fue abusada por un miembro de una Iglesia Evangélica a la que concurría en la localidad de El Hoyo”. El abusador está imputado y la familia de la chica y vecinos, quieren saber cómo está el proceso judicial.

En el mismo sentido Albornoz afirmó “no somos abogados; simplemente familiares de víctimas de violencia o de abusos sexuales. El fiscal no nos atendía por distintos motivos; por eso viajamos a Esquel para exigir Justicia”.

La madre de la menor, expresó que llevan un año de lucha por el caso y sin respuestas. “El sábado pasado se cumplió un año del abuso, y mi hija explotó. Por lo que le pasó, quiere estar muerta, y la persona que la abusó anda por la calle y se nos ríe en la cara, incluso recibimos amenazas de su mujer y él, y pedimos que el fiscal haga algo. Le arruinó la vida a la nena y a la familia”.

En este contexto aberrante, la mamá de la víctima indicó que el abusador concurría a la misma Iglesia Evangélica que la familia, pero “nos retiramos y necesitamos que esta persona esté en la cárcel. Vivimos en una localidad de 6 mil habitantes (El Hoyo), y lo encontramos todo el tiempo en la calle”. A su vez, manifestó que ha pasado un año del episodio, y “mi hija no tiene vida, está muy mal; va a la escuela pero también sufrió discriminación por este tema”.

El fiscal Díaz Mayer recibió en Tribunales de Esquel al grupo de familiares de víctimas, y “fue muy amable, se puso a disposición y mostró empatía con la menor y la madre”, contó Luis Albornoz.

Les transmitió que espera el informe de la psicóloga forense, tras lo cual procederá a la elevación a juicio de la causa, que sucedería antes de fin de año. La víctima fue asistida en Salud Mental del Hospital Zonal Esquel después del intento de suicidio, y continuará el seguimiento con el Servicio de Asistencia de la Víctima de Delitos (SAVD) de la Fiscalía de El Hoyo. “Queremos que la chica tenga un tratamiento y acompañamiento, sin ser revictimizada”, recalcó el integrante del Grupo Comarca.

Otra mujer integrante del grupo de familiares de víctimas de violencia y abusos, narró que “uno de mis hijos fue abusado por un miembro de Gendarmería Nacional, que fue condenado a siete años de prisión. Pero -lamentó-, esta sentencia aún no está firme y el abusador está suelto”. El hecho ocurrió hace dos años y nueve meses en la localidad de El Bolsón cuando el niño tenía 5 años, y el juicio tuvo lugar en el curso de este año.

“Los familiares sufrimos y tenemos un gran desamparo de la Justicia, que falla a favor de delincuentes, asesinos y violadores, no a favor de las víctimas que quedamos dando vueltas”, enfatizó la mamá de la víctima.

Agregó que el gendarme fue apartado de la fuerza, y quedó a disposición de la Justicia, ampliando que es desgastante un proceso judicial, pero luchan y no abandonan el pedido de Justicia, y que los abusadores vayan a la cárcel.
Fuente Jornada, Noticiasdelbolson









-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS