Día Mundial del Aire Puro: La importancia de los ambientes 100% Libres de Humo



Este 18 de noviembre se celebra el “Día Mundial del Aire Puro”, y desde el Departamento de Enfermedades Crónicas No Transmisibles del Ministerio de Salud de Río Negro se resalta la importancia de concientizar a la población acerca de los efectos perjudiciales para la salud del humo de tabaco ambiental, así como la importancia de los ambientes cerrados 100% Libres de Humo.
En Argentina mueren 45.000 personas al año por enfermedades relacionadas con el tabaco, 6.000 de estas muertes corresponden a fumadores pasivos, es decir no fumadores expuestos involuntariamente al humo de tabaco en el hogar, en los restaurantes, en los lugares de trabajo y en cualquier otro ambiente cerrado (vehículos, cines, transporte público, etc.).

El humo del tabaco está compuesto por más de 7.000 sustancias tóxicas e irritantes, de las cuales más de 70 producen cáncer. En ambientes cerrados, la exposición al humo de tabaco es constante y no se limita solamente al tiempo que se emplea en fumar un cigarrillo, ya que los componentes tóxicos del humo permanecen en el ambiente.

Es importante señalar que los métodos tradicionales de ventilación en ambientes cerrados solo eliminan el olor y el humo pero los compuestos químicos que producen daño pueden permanecer varias semanas adheridos a muebles, tapizados, cortinas, etc. y se liberan de manera periódica como gases tóxicos.

Este proceso se denomina “humo de tercera mano” y afecta particularmente a los niños de padres que fuman en sus hogares cuando los niños no están, asumiendo que así evitan provocarles daño. Por este motivo, fumar en algunos ambientes de la casa o en algunos momentos del día solamente, no es una solución, ya que los tóxicos pasan fácilmente de un ambiente a otro y se adhieren a todo el mobiliario.

Cualquier nivel de exposición al humo de tabaco implica un riesgo para la salud y a mayor exposición existe mayor daño. Además, tanto los dispositivos electrónicos que dispensan nicotina (cigarrillo electrónico y otros) como los productos de tabaco calentado, también liberan un aerosol que contiene numerosas sustancias perjudiciales tanto para la salud del usuario como para las personas del entorno expuestas al mismo.

Los adultos no fumadores expuestos al humo de tabaco tienen 30 a 40% mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón y enfermedad cardiovascular, así como mayor frecuencia de enfermedades respiratorias y distintos tipos de cáncer. En el sexo femenino se agregan mayor riesgo de cáncer de mama y cuello uterino, abortos espontáneos y trastornos del ciclo menstrual.

Los niños expuestos tienen mayor probabilidad de padecer muerte súbita del lactante, tos crónica, asma bronquial, bronquitis, neumonía y otitis, mayor frecuencia de caries y alergia a los alimentos, así como mayor riesgo de adicción a la nicotina en la adolescencia y de cáncer en la edad adulta.

También presentan con mayor frecuencia problemas de conducta, síndrome de hiperactividad, déficit de atención y menor rendimiento escolar.

Por estos motivos, es de suma importancia sensibilizar a la población y respetar los ambientes 100 Libres de Humo, a través de la prohibición de fumar (o vapear) en todos los espacios cerrado, ya que esta es la manera más efectiva de evitar la exposición al humo de tabaco, y colabora a mejorar la calidad de vida de las personas contribuyendo a lograr comunidades con más salud.












Publicar un comentario

0 Comentarios