En Bariloche, la Provincia puso en marcha espacios de capacitación para promover la alimentación saludable



Con el objetivo de fomentar la educación alimentaria para favorecer el desarrollo económico y nutricional de las familias rionegrinas, referentes del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria recorren los barrios de distintas localidades, con talleres que complementan al programa Nutre – Invernaderos.
La iniciativa complementa perfectamente el programa "Invernaderos, miles de oportunidades" y ya es replicada en distintas localidades de la provincia.

María Nazareth Ruiz Álvarez forma parte del equipo que actualmente, en una primera etapa del ciclo de capacitaciones, brinda nuevas herramientas a los grupos que ya cuentan con invernaderos en San Carlos de Bariloche.

“La idea es ir con el material para capacitarlos en cuanto a cómo tener una buena alimentación con los vegetales y hortalizas que ellos producen, cómo combinarlas con otros grupos de alimentos; hablamos de cantidades y proporciones, a través de un taller autodidacta, donde ellos también pueden decidir dónde ubicar los alimentos y nosotros evaluamos”, comentó.

Además, destacó que las primeras experiencias  fueron muy satisfactorias: “la gente queda muy contenta. Es necesario darnos este tiempo para aprender a comer bien, poner conciencia en lo que comemos, en cómo nos alimentamos y poder trasladarlo a nuestras familias y entornos”.

 La propuesta ya se concretó en Dina Huapi y en los barrios “Omega” y “29 de septiembre”.

Andrea López, también forma parte del equipo del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria que desarrolla esta novedosa propuesta y asegura que "Según las últimas encuestas se ve que no se supera la ingesta de dos porciones diarias de verduras y frutas, siendo la recomendación cinco raciones”, reflexionó.

Del mismo modo, comentó que “la postproducción es una estrategia que garantiza mayor cantidad de alimentos en la familia, promueve el aumento del consumo de alimentos dentro del grupo familiar para favorecer el intercambio y la comercialización de los excedentes de la producción entre vecinos, evitando las pérdidas de la producción de las huertas”.

Además, López valoró que estos espacios de aprendizaje “propician el cuidado del medioambiente y aumentan los ingresos económicos”.

Las capacitaciones se replican en las localidades donde, gracias al programa provincial, los hogares producen alimentos frescos en sus propios invernaderos.

 











Publicar un comentario

0 Comentarios