Amigo del nadador desaparecido: “Ezequiel se preparó como nunca, pero la organización falló ”-Sigue la búsqueda en Necochea

  Ignacio Grignaschi también es nadador y participó tres veces de la “Río-Mar” de Necochea. “Prefectura es culpable, porque pudo haber cambiado el rumbo de la competencia”. Sigue el operativo de búsqueda.(Foto: En su hábitat natural. Ezequiel Bermejo, en la pileta de Brown de Adrogué. Es el primer varón de la izquierda, después de las tres chicas. Su amigo Nacho Grignaschi es el cuarto de la derecha.)

"Me quiero ir ya de Necochea, no me banco más estar acá, siento rechazo. Vinimos para una fiesta y nos vamos con un... con algo impensado". Ignacio Grignaschi es amigo de Ezequiel Bermejo, el nadador que está desaparecido desde el sábado, cuando participaba de "Río-Mar 2020", la clásica competencia de esta ciudad, que se realiza desde 1982.

Ezequiel Bermejo, un instante antes de la largada del sábado, en la "Río-Mar 2020", de Necochea. Ezequiel está a la derecha, semitapado, con malla larga hasta los tobillos.
Mientras sigue el operativo de búsqueda de Bermejo, desde Punta Negra hasta el Arroyo Moromar, que involucra a distintos organismos, Grignaschi no quiere perder las esperanzas, intenta hablar en presente de su amigo, "pero no hay milagros, este es un mar bravo".

Grignaschi, de 38 años, es de Adrogué y asiste a Brown, el mismo club que Bermejo. Son amigos hace más de diez años y asegura que "Ezequiel es un nadador comprometido, disciplinado, que entrenó tres veces por semana, dos horas por sesión, durante varios meses para esta la competencia Río-Mar 2020. Él tenía experiencia, ya había nadado en mar abierto en Villa Gesell. Conocía de qué se trataba, no sé que pudo haber pasado, no caigo todavía".

​Grignaschi, que realizó la competencia y completó los 10 kilómetros (7 por río y 3 por mar) en 2 horas, 15 minutos (terminó segundo en su categoría y 21° en la general), afirma que Bermejo "estaba perfecto de salud, se había hecho los chequeos pertinentes, no tiene antecedentes cardíacos... Es recontra sano, cuerpo de deportista", describe sin consuelo este hombre que está casado con una nadadora profesional, Noelia Petti, y es padre de Alvaro (4).
"Es cierto que el cuerpo puede fallar, puede haber habido una fatalidad, sucede en las competencias de elite, pero más allá de eso, para mí falló la organización de la carrera, que no tenía todas las medidas de seguridad que decían. La organización informó que había 200 kayaks y 5 semirrígidos que supervisaban, no es cierto. Además, esos kayaks están con un nadador al que siguen y ayudan, y son manejados por gente no idónea, muchas veces un amigo, o un familiar que desconoce lo que es estar allí".

Respecto de este tema, desde la organización no respondieron las consultas de Clarín. Se limitaron a comunicar que todos los participantes habían firmado previamente un reglamento donde aceptaban deslindar de responsabilidad a la empresa por las consecuencias que pudieran sufrir.

Grignaschi no quiere conjeturar con algo tan delicado como lo que pudo haber sucedido con Bermejo, "pero quizás se descompuso por haber tragado tanta agua salada. A mí me pasó, en un momento no podía más, tragaba y tragaba, hasta tuve que cambiar la brazada y respirar para el otro lado, porque el mar estaba muy picado, habían muchas ondas... Pero digo, si alguien se descompone, en ese momento tiene que aparecer la organización y no sucedió", sentencia quien tiene experiencia de guiar en kayak a su esposa en competencias en Italia, Canadá, México y Serbia.

El nadador desaparecido en Necochea era un experto y no quiso competir con elementos de seguridad
Mirá también
El nadador desaparecido en Necochea era un experto y no quiso competir con elementos de seguridad
"Entiendo de qué se trata ser guía en un kayak y eso no pasó en esta carrera. Pasó con Ezequiel, pero pudo haber pasado con diez o quince personas más, sobre todo kayakistas. Es un milagro que no haya sucedido una tragedia mayor... Y también creo que la Prefectura es culpable, sabiendo las condiciones climáticas, el cambio de la corriente por el viento sur, pudo haber implementado el plan b, que está estipulado, que es rumbear hacia Quequén, en lugar de hacia Necochea. El cambio de itinerario se puede hacer, ya se ha hecho", no vacila Grignaschi, quien ya participó tres veces de la "Río-Mar".

La charla con Clarín es en la madrugada de este lunes y este hombre que trabaja en una empresa de construcción dice que le cuesta dormir, que está pasado de revoluciones, que tiene el ánimo por el piso. "Quiero que aparezca Ezequiel, necesito que aparezca, todos lo necesitamos", masculla con voz resquebrajada.

Cuenta Grignasachi que habló con Tomás, el kayakista que secundaba a Bermejo (había circulado que su nombre era Gastón) y que lo ve "destruido". "Tuvo la mala leche de que se le rompió la pala del remo, pero fue Ezequiel quien lo advirtió al toque y le dijo que él estaba bien, hidratado cuatro veces con Gatorade y que seguía hasta la llegada... Ezequiel tenía kayaks adelante, kayaks atrás y una procesión de cabecitas a 120 metros alrededor. ¿Cómo puede ser que nadie lo vio? ¿Dónde estaba la seguridad? Un kayakista de otro nadador no es seguridad -insiste-, porque el estrés que significa seguir a tu nadador, no te permite ver lo que pasa alrededor".
Repasa las imágenes de la competencia y Grignaschi no duda de que el mar estaba complicado, "con olas de tres metros, muy violentas, y rompientes de temer, que a mí me arrancaron las antiparras. Tuve que terminar la carrera sin ellas. Por momentos el mar parecía un lavarropas gigante que te sacudía para todos lados. Estaba endemoniado el mar, hubo muchos kayakistas lesionados, más que los propios nadadores, hubo muchos abandonos, por eso digo que Prefectura pudo haberlo advertido antes".

Esboza una leve sonrisa Ignacio, típica de quien recuerda con nostalgia. "Ezequiel es un tipo amiguero, con distintos grupos, nunca tuvo problemas con nadie y a partir de la natación, de vernos tres veces por semana, construimos una linda relación y cenábamos juntos", confiesa Grignaschi. "Nos vimos en una fiesta de fin de año y el viernes llegamos juntos a Necochea. Fuimos ese día al mar, a probarlo, nadamos sólo quince minutos, no nos queríamos cansar. Y hoy lunes teníamos pensado volvernos a Buenos AIres. No la creo, esto tiene que ser una pesadilla".






-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS

Farmacia Del Pueblo

Copyright © Noticiasdelbolson | Designed With By Blogger Templates
Scroll To Top