La tierra se está quitando de encima, al peor enemigo: No lo digo yo, lo dice el genio de Ciro, en su canción “civilización” ….

En estos días de tanta angustia, pienso en miles de cosas, pienso el “por qué” y pienso el “para qué”, en estos días, me acordé del senderito que hace años, nos conducía al encantador Cajón del Azul, senderito, que hoy se ha transformado en un ir y venir de cuatris, ahuyentando a todos los animalitos que apaciblemente viven, o vivían en ese hermoso bosque, y aniquilando la flora autóctona, me acuerdo, de las aterradoras estadísticas que arrojan a cientos de personas, ingresando diariamente a ese maravilloso lugar, y también, a los refugios que están antes, y después, pero…son cosas de la “civilización”
En estos días, me acordé, de “El Paraíso”… un mágico lugar, característico por sus transparentes aguas, y el desmesurado verde del bosque que lo rodea, un lugar con muy poca capacidad de carga, es decir, con poco espacio para que los humanos transiten por ahí, sin dañarlo….sin embargo, este año vi como lo promocionaban indiscriminada, e inexplicablemente, generando que cientos de personas transiten por allí diariamente con las consecuencias que eso conlleva… pero…son cosas de la “civilización”
Recuerdo también, las hermosas viejas pasarelas que cruzaban por sobre estos ríos, pasarelas que fueron reemplazadas por enormes mastodontes de hierro, para facilitar, por ejemplo, que en un día ingresen más de cuatrocientas personas al cajón de azul sin ningún tipo de control, más que el de registrarse, para poder ir a buscarlos cuando se pierden en el bosque.
También me acordé, de una publicación que hice hace muchos años, hablando de las familias enteras, que sacan a pasear, a sus mascotas al Parque Nacional Lago Puelo, sin importarles, que está prohibido, porque está considerado, que afecta la fauna autóctona, pero… son cosas de la civilización.




Me acordé por ejemplo, de Puerto Patriada, me acordé, de los boliches bailables rodantes, en sus espantosos autos tuneados, y de la falta de respuesta por parte de la secretaría de turismo de El Hoyo, cuando hace algunos años, les expresé el problema(por escrito), y la posible solución, al desmesurado volúmen con que la gente escuchaba música a orillas del lago, pero…son cosas de la “civilización”.
Me vino a la memoria Cholila, y el brutal incendio que arrasó con miles y miles de hectáreas, cubiertas de oro verde, alerces, radales, coihues, y miles de especies más, junto a la gran cantidad de animalitos que murieron, calcinados, y sin respirador, pero…son cosas de la “civilización”.
Sinceramente, espero no generar ninguna molestia en nadie, yo también me siento responsable de este desastre, todos lo somos, en mayor o menor medida.
El por qué, está clarísimo, esta historia que relato, no es solo nuestra, esta historia, se repite en el mundo entero.
El “para que” tenemos que detectarlo, y actuar en consecuencia, una vez que esto pase.
Tenemos tiempo, mucho por delante, porque esta cuarentena va a durar muchísimos días. Sinceramente espero, que cada uno, reflexione, y se fije una meta de ahora en más, para el bien del planeta, para nuestro propio bien, y el de los que vendrán.
A nuestros gobernantes, les pido, que revean el rumbo al que nos llevan, cada uno de nosotros hará lo que pueda de ahora en más, pero ustedes, son los responsables de habilitar o no un sendero para cuatris, por la montaña, ustedes, son los responsables de promocionar un rinconcito que es un tesoro de nuestra tierra, y reventarlo con gente tirando papeles, y gritando por la montaña, como si estuvieran en el baño de su casa, sin ningún tipo de control.
Ustedes, son los responsables de permitir que los ineptos descarguen de sus autos enormes parlantes musicalizando irrespetuosamente, un lugar, al que la mayoría va a descansar, y a contemplar la naturaleza.
Lamentablemente, la frase es clara… Somos “hijos del rigor”, nuestro propio presidente se ve obligado a tomar medidas cada vez más duras porque a miles de argentinos, aún, no les cayó la ficha.
Apelo a la responsabilidad de todos, a quien le quepa, que se ponga el sayo. No sé si es el momento, pero es tiempo de que nos comprometamos todos, y de verdad.
La tierra está pidiendo a gritos que paremos un poco, y si no paramos por las buenas, es evidente que hay que parar por las malas. No hay dudas, de que la tierra, se está sacando de encima, al peor enemigo.
Muchos, podrán creer que es un virus, mala suerte, una bomba microbiótica, lo que sea. De lo que no hay dudas, es que estas…son cosas de la “civilización”
Oscar Peretti












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS