Sin trabajo. Vecinos de Epuyén apuntan a reactivar la economía local.En el marco de la cuarentena obligatoria por la crisis sanitaria vigente.

En cada otoño, son cientos de familias cordilleranas que viven de la cosecha de rosa mosqueta, que entregan a un secadero emplazado en Cerro Radal.

Sin embargo, el término “mosquetero no existe para las autoridades del gobierno chubutense y tampoco nos tienen en cuenta”, valoró ayer José Torres, un cosechero de Epuyén movilizado junto a casi un centenar de cuentapropistas (en su mayoría constructores, artesanos, peluqueras y carpinteros), preocupados “porque no nos dejan salir a trabajar y ganarnos el pan” en el marco de la cuarentena obligatoria por la crisis sanitaria vigente.

La situación de José Torres

Junto a su esposa, el hombre recordó que “llevamos siete años haciendo esta tarea de temporada. Siempre nos ganamos el mango con el sudor de la frente y tampoco queremos ser una carga para el municipio.

Con esa plata vivimos todo el invierno, pero hoy no podemos salir a acopiar y vender, tampoco podemos andar escondidos, porque nos cobran una multa y nos secuestran el auto”.

“Ahora estamos esperanzados de que el intendente nos llame, como prometió. Nosotros no recibimos nada ni necesitamos que nos mantenga el gobierno, lo único que precisamos es que nos dejen salir a cosechar la rosa mosqueta, que se termina en apenas un mes”, graficó. A su lado, el albañil Ramón Valenzuela recordó que “la mayoría somos autónomos o tenemos un ayudante en el mejor de los casos. Hoy vinimos a plantear la posibilidad de un permiso que nos deje seguir con las obras, porque es la única alternativa que tenemos para que nuestras familias puedan comer y calefaccionarse.

No quiero ir a pedir nada a la comuna porque tengo los dos brazos sanos y prefiero dejar esa ayuda para alguien que realmente lo necesite”.

De igual manera, reflejó que “otro problema en lo inmediato es que los corralones de El Bolsón no están llegando con materiales hasta nuestra localidad, quizás ahora con la gestión del intendente esto también se pueda conseguir”.

Acerca de la ayuda de 10 mil pesos dispuesta por el gobierno nacional, precisó que “la mayoría de la gente de este pueblo somos trabajadores informales y por fuera del sistema, entonces no reunimos los requisitos para acceder al beneficio.

En mi caso, me anoté pero me rechazaron porque no soy monotributista. Pero lo nuestro es más simple, necesitamos salir porque terminamos un trabajo y nos pagan”, insistió.

“Los vamos a llamar”

A su turno, el intendente Antonio Reato prometió que “mientras no tengamos casos de coronavirus, vamos a tratar de flexibilizar estos trabajos; aunque antes me tengo que sentar con los funcionarios locales de seguridad para garantizar que estas actividades no representen riesgo de vínculos y contagios”. “Entre hoy y mañana vamos a llamar y dialogar con cada uno de ellos para ver su situación en particular. El plan comprende exclusivamente a todos aquellos que no pudieron obtener la autorización para circular”, adelantó.

En el caso de los cosecheros de rosa mosqueta, se comprometió “a realizar gestiones con el acopiador regional para que venga a comprarla, ya que son muchas las familias que dependen de dicho sustento”.

En tanto se ponen en marcha algunas medidas locales para reactivar la economía popular, Reato confirmó que “los estamos ayudando con módulos alimentarios”, aunque “la tarjeta Alimentar, que permite la compra de alimentos frescos, todavía no fue entregada a beneficiarios de Epuyén”.

“Sabemos que la cuarentena no se termina en el corto plazo, tenemos que seguir ciudándonos”, recalcó el jefe comunal de un pueblo castigado hace un año por los múltiples casos de hanta virus que se llevaron la vida de varios vecinos.

Acerca del ATN de $ 1.900.000 que recibió en las últimas horas, Reato dijo que lo utilizará “para atender cuestiones de emergencia” relacionadas al COVID-19 y “para cubrir el pago de sueldos de los empleados municipales, si es que el decreto lo permite”.

Seguridad

En otro orden, Reato se refirió a los reclamos de los habitantes de su comunidad por el accionar de la policía en los procedimientos para asegurar el aislamiento obligatorio: “Recibí quejas diversas, como por ejemplo el secuestro de un vehículo, pero también hubo otras detenciones donde la gente de la A.P.D.H. no apareció. Parece que los derechos humanos funcionan para algunos y para otros no”, ironizó sin identificar a los protagonistas.

De todos modos, calificó que “es lamentable que la policía detenga a algún chico que fue a pescar para proveerse un alimento, pero la realidad es que cuando actúa yo no estoy y quizás tampoco está la jefa de la comisaría. Estos operativos están a cargo de los agentes que están en la calle y por más que luego lo charlemos, es difícil volver atrás”, resaltó.#. Diario Jornada.











-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS