Hace 42 años Eloy era un chiquito que vivía en Mallín Ahogado, en una nota periodística que le hicieron desde FM Patagonia Andina dijo que quería ser camionero, mecánico y vivir en Mallín Ahogado. Hoy tiene 50 años y junto a Marcelina construyó su casa, formó su familia fue camionero y vive donde él quería, Eloy cumplió su sueño.

Eloy junto a su esposa Marcelina hoy vive en el sueño que él tuvo hace 42 años, tal como se lo conto a Elsa Resk, cuando tenía tan sólo 8 años de edad, hoy junto a su esposa y a sus hijos recibe a noticias del Bolsón en su casa y nos muestra cómo vive el día a día.


"Hace 19 años que vivo acá, este es un pedacito de tierra que nos regaló mi suegro qué es parte de su campo, acá con mi señora levantamos nuestra casa y criamos a nuestros hijos", nos cuenta Eloy mientras orgulloso va recorriendo el parque que tiene armado frente a su acogedora vivienda, parque que también tiene un lago, un puente y las artesanías que ha ido haciendo.



"Yo tenía 8 años cuando doña Elsa me hizo una entrevista y me preguntó qué quería ser cuando fuese grande y yo le conté que quería ser camionero, mecánico y vivir en Mallín Ahogado", nos contó Eloy, quién orgulloso también nos cuenta qué fue durante 11 años Camionero y qué hace 19 años, cuando la crisis los apretaba en Bariloche decidieron con Marcelina venir a vivir a Mallín Ahogado, allí donde hoy pasan sus días y practica la mecánica.
Un bahiano en la nieve.
Pero Eloy no es el único que tiene un sueño, su hijo llamado Bahiano también nos contó que su sueño es vivir de la herrería y trabajar con los fierros, al tiempo que detalla qué vivir en Mallín Ahogado para él es muy especial.



Luego de una charla amena compartiendo un te y algunas donas hechas por Marcelina, nos vamos despidiendo de a poquito de este lugar que pareciera ser el paraíso puesto en la tierra, este lugar con el que soñó Eloy hace 42 años y hoy nos abrió las puertas y nos mostró cómo es vivir el sueño que tuvo de chico.


Cuando la Nevada arrecia, los copos son cada vez más grandes y cada vez más van cubriendo el camino, comenzamos a descender, nos vamos de Mallín Ahogado atrás queda la luz de un farolito iluminando el acceso a la casa de Eloy y Marcelina, pero nos vamos con la promesa de volver para visitar este hermoso entorno con los rayos cálidos del verano, que también es una estación bellísima en este rincón de nuestra Argentina profunda.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS