Con la caída del trabajo en un cerca de un 60% y los aumentos sucesivos no solo en las canastas básicas sino también en el combustible, el gremio de los trabajadores del volante no solo ve restringido los ingresos económicos, sino que también tienen que batallar con los clientes que no quieren cumplir con el protocolo covid-19. 
Luis Salazar es un remisero de El Bolsón que le pidió a noticias poder plasmar la realidad que viven, "en la práctica diaria nos están pasando algunas cosas que nos gustaría plasmarlas a la sociedad y reforzar el mensaje de que tenemos que cuidarnos entre todos y de tener las precauciones correspondientes, que la están haciendo todos, las están haciendo las autoridades, la hacen ustedes, todos los vecinos cuando salen a trabajar cada día a la calle pero si encima que recaudamos el 40% de lo que recaudábamos en épocas normales tenemos que batallar con los clientes que no quieren cumplir los protocolos, la situación se complica”, explicó Salazar. 
Más adelante el trabajador del volante destacó que cuesta mucho que el cliente entienda que no pueden viajar más de dos personas por vehículo, “nosotros intentamos cumplir los protocolos, pero a veces nos encontramos con gente que no acepta esta situación y tenemos que explicarles que es muy simple. Para lograr que se sigan abriendo más posibilidades y se logre cada vez una normalidad más coherente hay trenes a 3 reglas básicas para cumplir que a nosotros nos exigen hacerlas respetar: una de ellas es no transportar más de 2 pasajeros que es una cuestión lógica porque si no están pidiendo una distancia mínima entre cada persona de 2 metros imagínense no que no cabrían dentro del vehículo, nos pidieron el nylon divisor para que no haya contactos lo pusimos también y la última el uso de barbijo mucha gente se sube con el barbijo en la mano y cuando uno le requiere que se coloque lo que te dice es: --no, te digo donde tenés que ir y después me lo pongo--, básicamente el uso de barbijo es para tenerlo cuando uno habla y evitar el contagio al expectorar cuando uno pronuncia las palabras”, explico. 
Sin multa 
Seguidamente Salazar explicó que, si bien los inspectores de tránsito y transporte han sorprendido algunos colegas incumpliendo alguna de estas tres normas básicas, el municipio hasta aquí ha sido flexible y no ha multado, aunque en los últimos días se habla de que podrían comenzar a tomar esa medida en virtud de que no se cumplen los protocolos. 
Pérdida de trabajo
Con todo el remisero explicó que con esta crisis económica dada por la situación de pandemia la agencia por lo menos en la que él trabaja se habido resentida con muchos dueños de vehículos que han tenido que optar por dejar el vehículo en la casa o directamente dar la licencia de baja teniendo en cuenta que por más que el vehículo no salga trabajar la licencia hay que pagar mensualmente. 
En relación a esta decisión también explicó que el rubro tiene cerca de 400 habilitaciones comerciales en la ciudad, pero que en realidad deben estar funcionando activas no más de 240, señalo.










-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS