Desde la comisaría de Cushamen se confirmó hoy el deceso de Carmen Inalef y de Rosendo Calfupan, los abuelos que vivían junto a sus animales en la denominada “casa corral”, en un remoto paraje llamado Cañadón del Diablo, entre Ranquil Huao y La Rinconada.
La causa del trágico desenlace fue un incendio que destruyó por completo sus instalaciones. Las llamas fueron observadas a la distancia por un vecino, alrededor de las 5 de esta madrugada. Cuando llegó con la intención de prestar ayuda a las personas ancianas, se encontró con un escenario completamente arrasado por el fuego.




Desde allí se trasladó hasta el casco urbano de Cushamen, donde dio aviso en la comisaria. Al llegar la patrulla destacada hasta el lugar, los rescatistas se concentraron en rescatar los cuerpos sin vida entre los escombros y las cenizas. Al parecer, murieron calcinados y sin oportunidad de salir de la vivienda.
La pareja fue protagonista el último invierno, cuando su casa quedó rodeada por bardones de tres y cuatro metros de nieve y debieron ser auxiliados por una patrulla del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), junto al comisario Hugo Melipil, quienes llegaron a tiempo con insumos y alimentos para su rebaño y perros, en momentos en que se temía por su vida.
En aquella oportunidad, el propio Melipil graficó que “nos desplazamos hasta un lugar muy alejado, donde vive este matrimonio mayor. La esposa es una persona no vidente y el hombre tiene los achaques propios de su edad. Hubo que dejar los vehículos y seguir caminando varios kilómetros. Luego de varias horas, el convoy pudo llegar hasta la humilde vivienda con la premisa de comprobar su estado de salud, sabiendo de antemano que estaban solos en el lugar”.
“Al llegar y comprobar que estaban bien, se optó por dejarles elementos de primera necesidad y despejar la nieve alrededor de la casa, además de una provisión de leña para varios días y que no tengan inconvenientes en seguir afrontando la cuestión climática”, señaló.
La vivienda –ahora destruida por el fuego- había sido mejorada por el municipio de El Maitén. Más allá del percance de la inusual nevada, el matrimonio se negó “a dejar su tierra, toda vez que allí tienen su hacienda, sus perros y allí han desarrollado toda su existencia. Obviamente, es muy difícil convencerlos de trasladarlos al pueblo o llevarlos por la fuerza”, recordó Melipil.






-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS