Durante la jornada del día jueves se sumaron nuevos equipos de trabajo contra incendio que se desarrolla en la zona de Los Repollos, 20 kilómetros al norte de El Bolsón, entre los que se cuentan más medios aéreos e incluso personal del ejército argentino que realiza las viandas, para los combatientes. Sin embargo, en horas de la tarde uno de los helicópteros debió replegar para brindar servicio en el incendio que se desarrolla en San Martín de los Andes. Hoy se prevé otra jornada difícil. 

El director nacional del Servicio Federal de Manejo del Fuego, Alberto Seufferheld, confirmó ayer en El Bolsón la llegada de más medios aéreos, brigadistas y recursos para seguir combatiendo el incendio forestal de magnitud que ya consumió casi 7 mil hectáreas de bosques nativos e implantados entre los parajes Los Repollos y Cuesta del Ternero.

Ya desde el mismo jueves, operan en la zona tres aviones hidrantes y tres helicópteros; al tiempo que una unidad del Ejército Argentino quedó con asiento en la Escuela Hogar 268 para preparar las viandas diarias destinadas a unas 200 personas, entre combatientes y aquellos dedicados a las tareas de logística y seguridad que demanda el operativo.

En tanto, un grupo de unos 50 vecinos se movilizó hasta la sede comunal para reclamar “la llegada de aviones de mayor envergadura, porque la Comarca Andina se está quemando”. Interrumpieron la reunión que estaban concretando las autoridades municipales con funcionarios provinciales y nacionales, provocando la salida del intendente Bruno Pogliano y parte de su gabinete.

Los gritos de los manifestantes no permitieron escuchar las explicaciones esgrimidas y recién al cierre los especialistas pudieron expresarles que “en este momento, los brigadistas disponen de los recursos necesarios”. Ante el pedido de aeronaves hidrantes más grandes, los expertos indicaron que “los recursos aéreos que están afectados al combate del incendio en Cuesta del Ternero son los correctos por la topografía del lugar”, además de “la imposibilidad operativa para que lleguen ese tipo de aviones, ya que tendrían que quedar apostados en los aeropuertos de Bariloche y Esquel, con la consecuente pérdida de tiempo con cada recarga”.

A su turno, Pogliano señaló que “venimos trabajando articuladamente entre la nación, provincia y municipio. Es fundamental escuchar a los expertos y saber cómo trabajan para contener el incendio. También es importante llevar tranquilidad a la comunidad, en este momento están abocados al operativo 180 brigadistas, bomberos voluntarios y personal municipal; además de los tres aviones hidrantes y tres helicópteros”.

Por su parte, la secretaria de Seguridad de Río Negro, Betiana Minor, pidió a los vecinos que “no se autoconvoquen para luchar contra el fuego (como ocurrió en el barrio La Unión), deben dejar trabajar a los especialistas porque es riesgoso que la población se sume al operativo”.

Indicó enseguida que “el incendio es una prioridad para el gobierno de la provincia. Desde el comienzo estamos trabajando conjuntamente con la nación y el municipio. Estamos a disposición de los expertos y de las necesidades que ellos nos manifiestan. En este momento tienen todos los recursos que necesitan”, recalcó. Agregó que “debemos concientizar en la prevención de nuevos focos de incendios. Esto se inició por un error humano generando un daño ambiental enorme”.

Más recursos

En rueda de prensa, Seufferheld anticipó que “están llegando brigadistas desde distintas partes del país y se sumó un avión hidrante y otro helicóptero. Hay sectores difíciles de acceder de forma terrestre y aérea. En este sentido, quiero aclarar que no es posible que lleguen aviones más grandes, como algunos lo están pidiendo. Lo impide la cuestión de operatividad, para este incendio los aviones hidrantes que estamos utilizando son los correctos”.

Remarcó asimismo que “a veces los helicópteros o aviones hidrantes están en tierra porque al superar las horas de vuelo debe realizarse un mantenimiento. También vale aclarar que algunos sectores son difíciles de acceder, y por momentos las condiciones climáticas son adversas”.

De la reunión también participaron el coordinador del SPLIF Río Negro, Marcelo Rey; el coordinador de Protección Civil de la provincia, Adrián Irribarren; el subsecretario de Recursos Forestales, Fernando Arbat, y el jefe de la Policía de Río Negro, Osvaldo Tellería.

Día difícil

Con temperaturas de 37 grados, baja humedad y vientos cruzados, los esfuerzos de los combatientes estuvieron enfocados ayer a contener los focos activos en el cañadón del arroyo Ternero. Desde el amanecer, hubo 60 brigadistas destacados en el lugar, con apoyo de varias motobombas aportadas por Parques Nacionales para tratar de sofocar las llamas en la altura.

“Hoy va a ser el día más complicado para el combate del incendio”, reconoció el jefe del Splif, Julio Cárdenas, al tiempo que vaticinó que “con estas condiciones ambientales puede pasar cualquier cosa”.

En referencia a la llegada a la región de más brigadistas, advirtió que “a causa de la pandemia, también se dificulta la organización del operativo. Estamos tratando de coordinar para que no estén todos juntos en un solo lugar”. Por último, indico que “desde el municipio y la provincia colaboran, pero a veces no alcanza o llega tarde”.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS