Sin lugar a dudas uno de los lugares mas visitados de la región, destacado a nivel mundial es Cabeza del Indio, este espacio estuvo cerrado por un año en virtud de las medidas judiciales que se impusieron a una toma que se encontraba allí cerca, el jueves pasado logró reabrir sus puertas y ahora espera con expectativa las nuevas medidas sanitarias para poder funcionar. Cabeza del Indio, es testigo mudo pero expresivo de la historia geológica de los últimos 25 millones de años, y aún sigue mirando al cielo con rostro pétreo como custodio telúrico de nuestro entorno.
En dialogo con noticiasdelbolson Paula Sandes, concesionaria del lugar detallo como fue la reapertura de la cual sostuvo que fue de improvisto, “fue un poco inesperado porque la verdad es que nosotros estábamos viniendo dos o tres veces por semana a realizar recorridas y además para hacer mantenimiento del lugar, porque también sabemos de qué se trata el turismo y también sabemos que si en algún momento el camino se despejaba la gente iba a llegar y no podía llegar a un lugar con el pasto de un metro y medio de alto, los senderos descuidados, sanitarios sin funcionar”.
Sobre la apertura del camino sin previo aviso sostuvo que se sabía que de un momento a otro se habilitaba pero no había certeza, “insisto fue inesperado porque nosotros realmente pensábamos que si se iba a dar algún tipo de movimiento, iba a ser después de Semana Santa, pero bueno por suerte estábamos listos y cuando vimos que en camino estaba despejado por qué la PSA, (policía de seguridad aeroportuaria), ya no estaba, entonces abrimos el jueves llegamos acá, abrimos y empezó a llegar gente no mucha cantidad porque también se paga el precio de no tener abierto durante todo un año pero lo importante es dar cobertura y estar atentos”, explico Sandes.





Mas adelante se refirió a los protocolos y como se ve el futuro, “estamos muy atentos con el tema de los protocolos COVID que también hay que tenerlo en cuenta o sea vos no podes llegar y abrir de un momento para otro sin tener en cuenta que estamos bajo una cuestión protocolar, en relación a lo que es la pandemia. Así que teníamos armado todo, la cartelería, el protocolo que ya estaba aprobado por el INTA”.
Sobre el movimiento del fin de semana señalo que trabajaron un poco, “es muy surrealista todo pero bueno se pudo brindar el servicio que es lo más importante y que es importantísimo para el destino para El Bolsón contar con cabeza del Indio, es imprescindible”, explicó agrego que la misma policía que controlaba el camino de acceso les contaba como los turistas llegaban y tenían que volver enojados, “ Siempre la gente de la PSA nos decía que venía muchísima gente con intenciones de pasar a cabeza del indio y que no lograba llegar y que eso lo enojaba muchísimo. Así que esperemos que esto no vuelva a suceder”.




Finalmente, la consignataria solicito a la justicia que al momento de tomar decisiones se vean todas las aristas de un problema, “cuando se dictamina en cuestiones que tienen que ver con cortes de camino, con cuidado de los lugares, etcétera se debe tener en cuenta que los turistas puedan transitar libremente, porque me parece que eso a nivel de lo que es la justicia Federal no se tuvo en cuenta”.
Cabeza del Indio se encuentra a 5 Km de El Bolsón, dentro de la Reserva Forestal Loma del Medio- Río Azul. Esta Reserva ocupa una superficie de 2400 has.
En su mayor parte está cubierta por bosques de Ciprés de la Cordillera, siendo su finalidad la conservación y manejo de uno de los ecosistemas más representativos de dicha especie.
¿Qué es Cabeza del Indio?
Desde el punto de vista geológico la «Cabeza del Indio» es una formación sedimentaria algo estratificada con un relieve escalonado tallado por la erosión glacial.
Está formada por bancos de tobas, generalmente muy duras, a veces areniscosas, dispuestas en capas subhorizontales un poco inclinadas.
la «talla» de la «Cabeza del Indio» se produce recién en el cuaternario, durante la era glaciaria, era que en esta zona alcanzó su fin hace unos 13.000 años.

La zona de La Loma del Medio debió de estar en algún momento cubierta completamente de hielo, hasta que comenzó el retiro de la masa glacial, a través de sucesivos avances y retrocesos.

De este modo, y a medida que se retiraba, el glaciar fue trabajando la roca con su acción erosiva, desprendiendo trozos de roca y rebajando su superficie en sucesivos niveles escalonados, modelando un relieve que se conoce como «aborregamiento».

Así, la Cabeza del Indio, testigo mudo pero expresivo de la historia geológica de los últimos 25 millones de años, sigue mirando al cielo con rostro pétreo como custodio telúrico de nuestro entorno.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS