En una mañana helada, dirigentes de la Unión de Trabajadores de la Tierra hicieron entrega ayer de 960 metros de manguera de riego de dos pulgadas a 12 productores del sector Catarata Norte, en El Hoyo, afectados por los incendios del 9 de marzo.


En la oportunidad, Agustín Mavar explicó que “también es un día importante para la organización, después de la tragedia del fuego, ya que pudimos llegar con material para asistir a nuestros chacareros a través de donaciones de dinero que aportaron personas de distintos lugares”. De igual modo, agradeció a la cooperativa “Peñi Mapuche”, de Ñorquinco, que “puso a disposición su cuenta bancaria, donde se logró reunir la cifra de unos $250.000”.
No obstante, precisó que la manguera comprada “no alcanza para cubrir toda la demanda, ya que el objetivo de los productores es llegar desde la toma de agua hasta el pie de la ladera del cerro Piltriquitrón, además de la distribución hacia las distintas parcelas sembradas con frutas finas y verduras, junto a la cría de animales”.
“Ahora, la premisa es tener todo instalado antes de la próxima primavera. Los propios interesados, a partir de hoy ya se ponen a trabajar tomando los niveles de altura y aprovechando la diferencia de altura para tener presión suficiente”, graficó.
Asimismo, el referente de la U.T.T. valoró “el aporte técnico del Inta, con cuyos profesionales venimos gestionando en el marco de una mesa interinstitucional. En este caso, ya habían hecho un relevamiento en el territorio e interactuando con los productores”. En coincidencia, resaltó que “son respuestas concretas de nuestra organización a los problemas reales de los vecinos, tratando de llegar de una u otra manera”.
En tal sentido, recordó que “apenas ocurrida la tragedia del incendio, se entregaron casi dos mil kilos de alimentos a las familias damnificadas en los parajes Las Golondrinas y Cerro Radal y todavía seguimos atendiendo diversas situaciones sociales que se presentan. Hoy la prioridad siguen siendo los alimentos, porque se viene la época más fría del año”.
“Justamente –agregó-, esta semana estamos haciendo el lanzamiento de un bolsón guisero, que apunta a favorecer a la gente durante el invierno, donde todo empeora. Poder llegar con víveres frescos en este momento es fundamental”.
Al respecto, valoró “la apertura de nuevos nodos en Mallín Ahogado y Loma del Medio, que ya están funcionando merced a la gestión de los propios vecinos. También estamos llegando a Epuyén cada 15 días, al igual que a Esquel y a San Carlos de Bariloche. En los próximos meses habrá nuevos centros de comercialización de la U.T.T. en otros lugares de la cordillera, que nacen a partir de la iniciativa de los mismos interesados, nos convocan y allí volcamos todo nuestro conocimiento”, anticipó.
Crianceros
En respuesta a la necesidad de los crianceros patagónicos para la comercialización de sus animales a esta altura del año, Mavar resaltó “el gran impacto que tuvo en el mercado de Avellaneda la puesta en práctica del ‘Asadazo’ y el ‘Corderazo’, a precios populares y demostrando que la carne puede estar más barata en la mesa de los argentinos”, mientras que remarcó  “la planificación que se está elaborando para el sector de la meseta, con el objetivo de que se pueda mantener en el tiempo y que no sea una solución momentánea. Ya lo comprobamos con trabajo, llegando con la carne a casi mitad de precio”, recalcó.
Organización
Cabe destacar que la Unión de Trabajadores de la Tierra, es una organización nacional de pequeños productores y campesinos que “nos organizamos, trabajamos y luchamos diariamente por construir otra realidad. Somos miles y miles de familias que desde los grupos de base (unidad primaria de nuestra forma organizativa) y de manera democrática, construimos nuestras líneas de trabajo para transformar este modelo”, precisaron. 
En tanto, en Patagonia, la U.T.T. reúne “a 12 cooperativas en un área geográfica desde Gobernador Costa hasta Ñorquinco, Gualjaina, Cushamen, Puerto Patriada, Epuyén y el resto de la Comarca Andina”, detalló Agustín Mavar. 
Entre otras acciones, hace pocos días dicha organización, junto al Movimiento Nacional Campesino Indígena y la Federación de Cooperativas Federadas Limitada, presentaron la Mesa Agroalimentaria Argentina, “un nuevo espacio de representación del ámbito rural formado por más de 300 cooperativas, asociaciones, PyMes agrarias y bases campesinas de todo el país que representamos a más de 60 mil familias que producimos alimentos para el pueblo”, señalaron. 


A su criterio, “todos somos víctimas de un sistema irracional de comercialización, donde pierde quien produce y quien consume, habiendo un promedio de un 400% de diferencia entre lo que se paga y lo que recibimos los productores. Por eso, construimos canales directos, abriendo almacenes de ramos generales y ferias para que todos podamos acceder al alimento a precios justos y nosotros también podamos venderlo a precio justo”.