Alrededor de las 20 hs del viernes, quedó suspendida la provisión de energía eléctrica para todos los vecinos de Lago Puelo.
En el recorrido por protocolo que realizó el personal de esta dependencia, se detectó que a la altura de la Parcela 26, sobre la ruta nacional 40, habían arrojado cables -en dos sectores diferentes- sobre la línea de 13,2 kv, generando un cortocircuito que afectó a los conductores eléctricos.

El jefe de la Delegación Noroeste de Servicios Públicos, Mauro Palma, señaló: “demuestra claramente una maniobra pensada especialmente para lograr ese cometido –agregó-, ya que dejó sin luz a todo el casco urbano de Lago Puelo, además de los pobladores de los parajes Las Golondrinas, Cerro Radal y Entre Ríos”, estimada en más de 17 mil habitantes. “Lamentablemente, estamos acostumbrados a este tipo de ataques, más en ese sector”, recalcó.

El servicio se pudo restablecer recién a las 11 del sábado. Al respecto, Palma explicó que “no se pudo trabajar de inmediato debido a la logística que implica un operativo de esa magnitud, además de la oscuridad, la falta de seguridad para los empleados y los elementos indispensables para dicho cometido, ya que no se trata de una reparación sencilla”.

Por Fernando Bonansea /Especial para Jornada