Marcha con guantes y barbijos en el centro porteño (imagen TN)Si Alberto Fernández no flexibiliza las restricciones, las flexibilizará la población a la fuerza y el presidente licuará innecesariamente la autoridad que ganó.


“Nunca des una orden si no estás seguro de que va a ser obedecida”. Desde una nube, el general y filósofo chino Sun Tzu –si existió y no es una leyenda- le arrojó a Alberto Fernández una tablilla con sus 100 mejores frases de El Arte de la guerra. El próximo 10 se vence la fase de la cuarentena y el presidente deberá anunciar algo cumplible.

Si él no flexibiliza las restricciones, las flexibilizará la población a la fuerza y el presidente licuará innecesariamente la autoridad que ganó. El cansancio social, la necesidad económica y la pérdida del miedo al contagio hicieron que la gente saliera más. O lo hace él o se lo hacen. El gobierno deberá pensar muy bien el Power Point del domingo. ¿Seguirán siendo determinantes en la decisión del presidente solo los científicos? Cada vez hay más voces que piden que especialistas de otras áreas sean consultados. Ampliar el consejo de expertos a otras disciplinas: gerontólogos, psicólogos, pediatras, economistas, etc. Sería algo así: “Con los científicos no alcanza. Sin los científicos no se puede”.
Por un lado es cierto que en CABA y conurbano los casos de coronavirus están creciendo y eso preocupa a Larreta y Kicillof, que tienen miedo de que se disparen los contagios. Pero por otra parte, hoy, en la Argentina, las terapias intensivas tienen una ocupación por esta enfermedad de menos del 5 por ciento. El respirador de la emisión ventila a pleno y el Gobierno hace esfuerzos para que la ayuda llegue a comerciantes, empresas, monotributistas, pero todo será en vano si el coma inducido de la cuarentena se prolonga por mucho tiempo. ¿Cuánta apertura es posible sin tirar por la borda el esfuerzo de 50 días de encierro? Momento decisivo de la película Pandemia.

El cansancio social, la necesidad económica y la pérdida del miedo al contagio hicieron que la gente saliera más.
Una de las cosas que negocia Larreta con Alberto es flexibilizar el “take away”. Pero no es el único. Cuando parecía que el tema presos peligrosos a domiciliaria llegaba a su fin, se supo que un funcionario del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense pidió la domiciliaria para no menos de 25 presos, varios homicidas. No hace falta que se los manden, él dice que los pasa a retirar. El funcionario, que tiene muy claro el menú, encargó también que le preparen al jefe de una banda que asaltaba blindados. Take away de presos.
La investigación del periodista de TN Rodrigo Alegre reveló que los jueces se opusieron. "Pedían la prisión domiciliaria y, entre otros fundamentos, citaban la resolución del juez de la Cámara de Casación penal bonaerense Victor VIolini, que aceptó el hábeas corpus colectivo. También mencionaban supuestas enfermedades que sufrían los presos, como broncoespasmos y alergias, que no se incluyen en el listado de patologías establecidas en la resolución del Tribunal de Casación", explicó un magistrado.

Curioso paladar el de algún sector de los derechos humanos, que ama los sabores fuertes.









-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------
Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse
ESCRIBANOS