Desde hace un tiempo el grupo de trabajadores de la salud del centro de atención primaria del barrio Esperanza lleva a delante una serie de reparaciones y mejoras sin embargo las manos anónimas de siempre se dedican a robar o romper, hace un tiempo robaron los juegos de los niños y anoche rompieron un cristal.
Mirta junto al equipo de trabajo nos recibió en el CAPS y allí nos conto sobre las acciones que se han desarrollado, “comenzamos a plantar árboles todo alrededor del lado fuera de la salita y también en el lado de adentro de la salita en el predio digamos de los aritos y para que se vea mejor el CAPS, pero hoy nos encontramos con una sorpresa desagradable nos rompieron un vidrio de la puerta”, detallo.
Mas adelante Estela, enfermera de la salita fue la primera en llegar y al abrir el portón se encontró que habían roto el vidrio de la puerta, “para entrar a la salita tenés que pasar el portón que tiene dos candados y una reja, al llegar a la puerta vi que el vidrio estaba roto, observando no encontramos ninguna piedra por lo tanto calculamos que han sido un puñetazo directamente porque no encontramos nada, solo sangré dentro de la sala”.
Cabe recordar que en virtud de las rejas que tiene la sala el delincuente no pudo ingresar al centro de salud.

Robo
Cabe destacar que también hace un par de meses manos anónimas robaron los juegos que estaban en patio para que los niños que acuden a la salita pudieran entretenerse, a pesar de que los vecinos vieron al ladrón y ofrecieron brindar datos fehacientes sobre el delincuente, si este no devolvía el juego hecho que no ocurrió y lo cierto es que el juego singue desaparecido.

Mas adelante y en relación a la atención que se realiza en tiempos de pandemia Estela explicó que el centro de salud se conforma de dos equipos o sea se trabaja de 8 de la mañana a 12  y de 12 a 16 horas, en estos horarios además hacemos  visitas domiciliarias a las personas que cumplen o terminan el aislamiento, se le realiza vacunación en su domicilio y a los que aún están en aislamiento se los llama telefónicamente para control diario de cada persona”, explico la enfermera. 
Falta conciencia
Finalmente, la trabajadora de la salud confió que en el barrio aun falta conciencia sobre el uso de barbijo, “nosotros hemos visto mucha gente, lamentablemente sin barbijo muy juntas, pero en la calle los chicos o adolescentes andan sin barbijo muy juntos, es fundamental saber y ser consciente que nos tenemos que seguir cuidando, esto todavía no termina. Así que si nos cuidamos entre todos vamos a salir mucho más rápido, lamentablemente hay gente que no ha tomado conciencia todavía”, enfatizo.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS