El Hospital de Allen "Dr. Ernesto Accame" sumó este miércoles más camas para reforzar la contingencia por COVID-19. Dos son de Terapia Intensiva y están a punto de quedar operativas. El resto servirán para la internación de pacientes leves y moderados.

La jefa de zona sanitaria, Ana Senesi, junto a la subsecretaria de Cuidado Integral de la Salud, Silvia Neirot, dejaron habilitadas una decena de camas que se instalaron en el edificio del viejo hospital de Allen, sector que se reacondicionó para que vuelva a entrar en funcionamiento.

“Quedaron habilitadas 10 camas de cuidados mínimos y moderados en lo que era antes el hospital viejo de Allen. Se incorporó personal de enfermería, médicos y desde ahora ya están disponibles estas 10 camas. Esto servirá para darle más funcionamiento al hospital nuevo, a la parte de Clínica y así contar con más camas con oxígeno central y aire comprimido. Liberando además alguna cama, para poder incorporar dos camas más de Terapia Intensiva que ya están aquí en Allen los respiradores, los monitores y el recurso humano”, explicó Neirot.

El martes pasado se incorporaron en Allen nueve enfermeros y en las próximas horas se sumarán tres más. También se contrató a tres médicos cardiólogos para el servicio de UTI, un kinesiólogo especialista en cuidados intensivos y otro médico que cumplirá funciones en el área de cuidados mínimos que quedó habilitada. 

Con la incorporación de las nuevas camas de UTI, el hospital de Allen quedará con un total de ocho camas de Terapia Intensiva. “Este hospital, su estructura edilicia y su recurso humano, son fundamentales y han sabido ponerse a la altura de las circunstancias. Ha recibido pacientes de todas partes y día a día, ante distintas situaciones problemáticas que se generan y se van a seguir generando, da respuestas sobre todo con un gran compromiso humano”, agregó Neirot. 










-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS