Durante el último fin de semana en la región se registraron al menos 3 tomas nuevas una de ellas es la realizada por 56 familias en el sector del paralelo 42, “Barrio Sin Fronteras”, lindero al ecobarrio en la zona sureste de El Bolsón. Noticias diálogo con las familias que allí están instaladas y compartimos con ustedes la palabra de los voceros. 

Con el antecedente de lo sucedido en el mirador del azul y una justicia que no termina de dirimir la situación, el último fin de semana la región volvió a vivir al menos 3 ocupaciones distintas: una en un predio propiedad del Municipio de el Bolsón ubicado sobre la ruta nacional 40 en el acceso norte a la localidad, otra en los lotes 5 y 6 que el Inta tiene en la zona norte frente al barrio los Cipreses en un lugar donde se instalaría la cisterna que daría agua potable a ese barrio, pero sin lugar a dudas la más convocante es la que se generó pasando el límite del paralelo 42 sobre tierras de la provincia de Chubut, que promovió el accionar de la policía de Lago Puelo quién diálogo con las 56 familias que según explico el vocero y les dijo que eran fiscales. 



 
Primeramente, uno de los jóvenes, vocero de las familias allí instaladas leyó un comunicado de prensa explicando la situación, "queremos explicarles a todos los vecinos porque estamos acá viviendo, en el nuevo barrio -Sin Fronteras- el comunicado dice así: Desde la asamblea del nuevo barrio Sin Fronteras situado en el Paralelo 42 entre Chubut y Río Negro comunicamos lo siguientes. Reunidos en asamblea vecinos y vecinas en este espacio donde el cual hemos decidido vivir, proteger el bosque nativo y sus dos vertientes de agua, observando la tala desmedida del bosque desde hace 25 años, este espacio está sin habitar, sin alambres que lo delimiten espacios privados.
Somos 56 familias nacidas y criadas en El Bolsón que nos vemos obligados a buscar un terreno para dar dignidad a nuestras familias ya que los precios del mercado son inalcanzables por la crisis social y económica que afecta a todo el mundo debido a la pandemia del covid-19. Esperamos que las instituciones gubernamentales y locales se hagan responsables del déficit habitacional y como familias nos hemos visto vulnerados en nuestros derechos de tener un lugar digno para nuestros hijos e hijas, nos vemos en la obligación de desmentir las acusaciones por las cuales se nos acusa de cortar alambres o quitar carteles que delimiten una propiedad privada. Además, denunciamos públicamente que somos hostigados constantemente con amenazas verbales y disparos de arma de fuego por lo que hacemos un llamado a los vecinos y vecinas de la comarca a acompañar nuestra lucha por una vivienda digna, de esta manera nos solidarizamos con las familias que han decidido instalarse en la loma del medio. 





Si las tierras tienen dueño yo me voy. 

Más adelante otra joven integrante del grupo de familias del barrio -Sin Fronteras- víctima de un ataque de angustia dada la situación que está atravesando rompió en llanto y explicó que si las tierras tienen dueño están dispuestos a pagar un precio razonable y si no tendrá que dejar el lugar, "aquí no había ningún cartel de venta, no tenía ningún tipo de alambrado, acá estaban talando todo, nosotros nos hemos juntado, los vecinos, a frenar las talas de Cipreses gigantes acá viene gente con maquinaria por la noche se lleva cipreses así, gigantes están devastando el bosque, lo están haciendo bolsa y nosotros no teniendo dónde vivir y dejan todo Imagínate”, expreso la joven.
Queremos pagar algo razonable
Consultada sobre la procedencia de las familias explicó que hay mucha gente de acá, “ no hay gente que haya quedada varada, que no tiene que realmente está en la calle, es muy difícil yo creo que nadie quiere venir de gusto, nosotros nos fijamos y supuestamente no tenía dueño inclusive pensamos bueno si llega a tener un dueño nos tendríamos que ir o  analizar si nos podían hacer alguna cuota algo que lleguemos a pagar que esté al alcance nuestro, la intención  no es tomar por tomar, porque estoy aburrida me tomo un lote, no! esto es la necesidad y nada más que la necesidad”, enfatizo.
 
Seguidamente agrego, “Yo creo que la tierra es de quien la trabaja, del que la habita, no tienen por qué vendérselo a las inmobiliarias de Buenos Aires, que vienen rompen todo y quieren hacer cabañas para alquilar, piscinas para qué?, toda esa plata se la llevan para otro lado, ni siquiera queda acá, se va para cualquier lado menos para los que trabajan la tierra. Nosotros queremos el bosquecito, es muy triste que la gente que tiene que ayudar a los vecinos tire para otro lado", explicó la mujer que quebró en llanto por la situación que vive.

Nací y me crie en el Esperanza
Mas adelante otro de los jóvenes que ocupó un espacio respondió en redes sociales a los comentarios que allí se sucedían explicando: “Yo soy uno de los que tomo. Nací y me crie en el barrio esperanza. Nunca agarre un terreno por respeto. Vienen los de afuera se toman todo lo que quieren y ahí quedan.
Mucha gente critica, dicen que somos chorros, pero los que me conocen saben que toda la vida labure. No alcanza, no alcanza para comprar un terreno por más que comas arroz todos los días para ahorrar. La gente habla porque capas heredaron. O tal vez tuvieron suerte de poder comprar, pero uno no. 
Uno les ase el caldo gordo a los ricos y cuando te enfermaste listo, no le servís buscan a otro. Y así estamos todos los días viviendo de lo prestado. 
Ese campo yo jamás lo vi alambrado porque repito yo nací acá. Esta al pedo y uno sin saber dónde vivir. Los ignorantes hablan, pero no saben lo que uno pasa día a día”, enfatizo el joven.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS