Si bien cambió la conducción del merendero, el esfuerzo y las ganas de ayudar a los vecinos no cesaron, históricamente el merendero que funciona junto a la biblioteca Jessica coco Campos es un punto de encuentro para la comunidad del barrio Almafuerte, dialogamos con el Chavo y con Pachu quién junto a Rulo, son tres integrantes de esta nueva comisión directiva que sacan dinero, que no tienen, de su bolsillo y consiguen alimentos para 80 personas.
“Estamos nosotros y están los compañeros de MTE una organización que también está trabajando acá en el barrio”, explico El Chavo un reconocido artesano que por la pandemia debió dejar la feria y ahora asiste a los vecinos en el merendero.
 
Sobre las necesidades del barrio detallaron que son múltiples, “En realidad hay un montón de necesidades, yo soy artesano, él es un trabajador independiente es electricista y yo como artesano hace 9 meses que no puedo trabajar por lo que tuvimos la necesidad de venir a buscar el plato de comida al merendero”, explicó el Chavo. 




“A partir de ese momento continuamos involucrándonos muchos más profundamente con las necesidades del barrio, ahora estamos aquí en el barrio necesitamos un montón de cosas, darle otra vida al centro comunitario, activar la biblioteca Jessica coco Campos, necesitamos mejorar la infraestructura y sobre todo tratar el tema del agua que es un tema fundamental acá en la Loma” explico el chavo uno de los referentes que cada día deja su casa para dirigirse al centro comunitario y junto a otros integrantes poner incluso muchas veces dinero de su bolsillo para comprar los alimentos que luego entregan.
Más adelante y pachu confirmó que tienen que poner casi todos los días plata de su bolsillo porque lo que les deja Desarrollo Social no alcanza, "por ejemplo hoy teníamos tan sólo cuatro pollos para alimentar a 80 personas y nada más por lo que tuvimos que Juntar todas las monedas salir a pedir algo de dinero prestado y podemos comprar el arroz para poder hacer la comida de este mediodía". 
Seguidamente los referentes explicaron que antes en el merendero se daba la comida únicamente los días lunes, miércoles y viernes, pero la necesidad de la gente es comer todos los días hay mucha gente de estos 80 vecinos que vienen a diario, que lo único que comen es el plato de comida que se les da acá explicaron.
“Yo no sé cuál es el cálculo en el que se basa la gente de desarrollo social, pero con lo que nos están dejando no damos abasto, por eso estamos tratando de entrevistarnos con Laura Rojas Secretaría de Desarrollo para poder ponernos de acuerdo con este grupo nuevo que estamos haciéndonos cargo del merendero”, adelantaron. 
Por el momento el merendero se sostiene entre lo que les deja desarrollo social y lo que le pueden ir dando los distintos vecinos, o lo que les van fiando, por qué no, las distintas despensas del barrio, más allá del dinero que puedan lograr recaudar a través de una venta de empanadas o algún otro artilugio que genere dinero para seguir sosteniendo el merendero explicaron. 
Finalmente, los organizadores del merendero pidieron ayuda a la comunidad, toda vez que incluso hasta el gas de la garrafa tienen que pagar de su bolsillo, en virtud de esto sostienen que si algún vecino quiere solidarizarse con alimentos no perecederos o incluso el gas de la garrafa, puede llegarse hasta el centro comunitario del barrio Almafuerte que está emplazado en el mismo predio que la propia biblioteca que tratan de reflotar Yésica coco Campos, o bien comunicarse al teléfono 294 466 9139.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS