Luis Albornoz, titular del Grupo de Familiares de Víctimas de Hechos de Violencia, es uno de los testigos en la causa donde se juzga el accionar de la Jueza de El Bolsón Érika Fontela.
Albornoz, quien se dedicó a trabajar por los familiares, formando el grupo Justicia Comarca en El Bolsón y se convirtió en uno de los referentes nacionales que trabaja con víctimas, dijo que “la jueza Fontela es una de las pocas personas del Poder Judicial que ha dado ejemplo en bajar al llano, hablar de igual a igual y demostrar verdaderamente el servicio de justicia que tanto se promueve desde el sistema judicial pero que en la práctica se encuentra muy lejano”.
Con respecto a la situación del Juzgado, dijo que fue “testigo del estado de abandono, al ver que la jueza tenía los expedientes en cajones de banana porque no le mandaban los muebles”. A la vez, señalo que en varias oportunidades se reunió con la doctora Fontela “a las 8 u 8 y media de la noche para que nos dé una mano con el Grupo, luego de que venía de una recorrida por Río Chico, ella solita con su auto, lo que consideró como “un despropósito”.
Albornoz, dijo que su presencia en el jury es “para pedir por Justicia”, porque está claro que el estado del juzgado 11 y lo que ha llevado a las circunstancias allí vividas y que ahora se analizan, “es porque seguimos siendo ciudadanos de segunda”. 

Luis Albornoz es licenciado en enfermería y trabajador del hospital de El Bolsón, una persona reconocida en su sociedad, por su profesión y mucho más, a partir de la trágica muerte de su hijo Matías, hace cinco años, donde comenzó un recorrido destinado a ayudar a los familiares de víctimas, una vez que culminó el juicio a los asesinos. “La jueza Fontela fue la que me acompañó a reconocer el cuerpo de mi hijo, sin que lo tuviera que hacer porque ella no es del fuero penal y sin que se lo pidiera. Lo hizo como vecina”.
También, relató que forma parte de la red de organizaciones que trabajan con las víctimas, como el Grupo JEN; Madres del Dolor; Madres del Paco, el Observatorio Nacional de Víctimas. Lo mismo que con otros organismos del Estado, “siempre que se interesen por contener y asistir a las víctimas”. Sin embargo, destacó que en la provincia de Río Negro “se dice mucho y se hace poco”. 
Por poner un ejemplo, mencionó que para participar de una audiencia que se hace en Bariloche, “tenemos que salir a vender empanadas para que las familias puedan participar. En eso, tengo que destacar que aun cuando no era el fuero de la jueza Fontela y que no intervenía su juzgado, ella hizo mucho por nosotros, por ejemplo, para que las audiencias se hicieran en El Bolsón a través de videoconferencias”.
Pero entendemos que todo esto no viene a mostrar lo que pasó en un juzgado, exclusivamente. Quizás haya algunas cosas técnicas o de forma que desconocemos, porque nos dicen que quieren acercar la Justicia a las personas y nos hablan todavía en latín. Y cuando no hablan en latín, se van en procedimientos con palabras pomposas, que una mamá a la que le mataron el hijo no comprende. Entonces creemos que la cuestión aquí es de fondo, y tiene que ver con hacer que se cumpla efectivamente el objetivo de que la Justicia esté cerca de las personas. Y la verdad, creo que las personas reaccionan cuando las cosas las tocan de cerca, cuando se sienten motivados o dolidos. Quizás por eso hoy están juzgando a la doctora Fontela, porque toda esta desaprensión, todo este abandono; este mirar para otro lado y borrar con el codo lo que se escribe con la mano, a ella no le fue indiferente. Y qué les puedo decir, sigo eligiendo a esas personas que no les son indiferentes las cosas, aunque pataleen y hagan ruido. Ahí creo que esta la cuestión de fondo.











-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS