Dialogábamos con Yolanda y Bruno Nahuelpán cuando en medio de la entrevista comenzaron a escucharse los gritos de la comunidad y los brigadistas alertando que se había levantado otra lengua de fuego, rápidamente  corrimos junto a los integrantes de los cuarteles de bomberos voluntarios de El Hoyo y Melipal (San Carlos de Bariloche), unos 50 metros colina arriba por una pendiente muy empinada, en el camino nos encontramos con una cadena humana qué acercaba bidones de agua a este nuevo foco ígneo que amenazaban la comunidad, allí estaba el pastor combatiente. 
En medio del tumulto entre revoloteos de hachas, picos y palas que tiraban tierra hacia el fuego se observaba una persona con una mochila rociando agua sobre las llamas, resultó ser Félix el pastor de la comunidad que con un tono calmó y sereno dijo: “Dios nos está poniendo a prueba”. 




Una vez que se controló este nuevo foco provocado por una pavesa que voló más de 200 metros el pastor Félix le contó a noticias del Bolsón cómo pasaron la noche, en vilo y con sigilo para luego desde las 5 de la mañana calzarse una mochila qué puede transportar 20 litros de agua, Pero el peso no es solamente el del vital elemento sino que sobre sus espaldas lleva la responsabilidad de ayudar a mantener a toda la comunidad a salvo, "acá estoy dándole con todo el corazón y con todo el amor para mi gente de la rinconada”, dijo con la voz quebrada el pastor Félix  y agregó “siento impotencia por ver a toda mi gente sufriendo de esta manera, es un dolor que siento en mi alma, como pastor y como ser humano". 



Luego así de rápido como vino, volvió a llenar su mochila con agua y esperanza, ¿acaso será el agua bendita, la que tanto se pide para sofocar tantas llamas y terminar con tanto sufrimiento?, solo dios sabrá, pero así de rápido como vino el pastor Félix se volvió a perder entre el bosque combatiendo a brazo partido contra el fuego.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS