Nelly es una vecina del humilde barrio Los Hornos, que el 20 de diciembre pasado perdió todo lo que tenía por un voraz incendio, hoy vive junto a sus hijos y nietos debajo de un nylon y se preocupa por que termina el verano y con esto se hace inminente la llegada del frío, " no quiero que el otoño me agarré de esta manera, ya se nota el frío durante las noches y me preocupa la salud de mis nietitas”. 
Se trata de una vecina que hoy cumple 64 años de edad, es jubilada y desde hace incontables años recibió siempre en su casa a los viajeros que necesitaban un lugar para dormir, muy conocida no sólo en el barrio Los Hornos, sino que en el resto de la comarca Nelly se destaca por la humildad y el buen corazón”.
El pasado 20 de diciembre un voraz incendio consumió la casa en la que vivía con sus hijos y sus nietas hoy a casi 3 meses recibió noticias del Bolsón y mostró cómo le toca vivir debajo de un nylon, "perdimos todo en el incendio, no nos quedaron ni los documentos pero la solidaridad de la gente hizo que en un primer momento podamos juntar algunas cosas que las tenemos todas guardadas porque no podemos levantar paredes, soy yo que hoy cumplo 64 años mi hija y mi hijo quiénes trabajamos en levantar la casa, pero no tenemos conocimiento en albañilería por eso es que pido ayuda a alguien que sepa y me dé una mano aunque sea para terminar con la platea y levantar las paredes” 
Seguidamente la jubilada explicó que pidió ayuda a Desarrollo Social del municipio para que le envíen alguna persona que les dé una mano con la obra, “hablé con Laura Rojas y le pedí que me mande a alguien de desarrollo social que sepa de construcción, Yo sé que a varios ancianos les están ayudando con los techos y algunas paredes, pero me dijo que no tiene personal, que lo que hacen a veces y eventualmente es cambiar alguna chapa pero no más que eso; Ahora estamos parados y no sabemos cómo seguir adelante”, relato la mujer.




Se termina el verano 
Nelly junto a su hija y sus hijos lograron armar una ranchada de ramas de sauce y nylon donde comen y duermen, un lugar que no es recomendable sin lugar a dudas, pero por lo menos tienen para pasar los días, sin embargo la preocupación es la llegada del otoño y que cada noche que pasa se pone más fría, "tengo miedo por la salud de mis nietas porque cada noche se pone más fría, incluso habido algunas mañana que nos levantamos y el nylon estaba congelado uno que es grande se abriga un poco más y entiende la situación, pero ¿cómo le explicas a una criatura de 2 años y de 4 años que no tienen un lugar para dormir? es muy difícil tengo miedo que llegue el invierno y nos agarre aún sin tener un techo sobre nosotros”. 
Finalmente, Nelly sostuvo que lo único que necesita es alguien que la guíe a ella y a su hija en cómo encarar los cimientos y levantar las paredes de su casa para poder seguir con la obra, solamente necesita la solidaridad, de la cual ella tantas veces fue participe.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS