Es el pedido que una niña de 3 años le hace a su papa cuando se despierta asustada en medio de la noche tras vivir la pesadilla de una tormenta de fuego como lo fue la del 9 de marzo pasado que arrasó con cientos de viviendas en la Eco Aldea. “Su mamá salió antes con el bebé de 9 meses en brazos y ella también descalza como su mamá corriendo por el medio del empedrado pensando y llorando porque yo no iba a salir”, conto Gonzalo Villareal.
Gonzalo Villareal es un joven vecino de la eco aldea quien logro escapar de las llamas corriendo a través del fuego, el resultado parte de su cuerpo quemado, hoy a 45 días del incendio nos cuenta como reconstruye su hogar gracias a la ayuda de un grupo de amigos y la fundación Techo, pero lo que no se puede reconstruir es miedo de su hija de 3 años que vio como su papa se quedaba rodeado por las llamas tratando de salvar a sus perros. 




Gonzalo nos muestra su nueva casa sin poder creer aun que se está levantando, “La verdad que es un poco increíble, Porque después de todo lo que vivimos nunca nos imaginamos que íbamos a poder ponernos de pie de nuevo y por ahí de manera tan rápido. Yo como se ve perdí absolutamente todo y pensé que en la situación que estamos nunca más iba a volver a tener una casa, porque imposible para gente como yo tener una casa son 10 años de laburo, y cómo podemos ver atrás esta edificación qué están haciendo que quiero aprovechar el espacio para agradecerle a los compañeros Maxi Soto de Trelew y todos los chicos que se vinieron de Trelew este a colaborar desinteresadamente y a toda la gente que nos ayudó mucho, muchas personas que se convocaron para hacer rifas, para hacer actividades como la venta de ropa y todo eso para para empezar a recuperar todo lo que perdimos”, remarcó el joven.





Fundación TECHO
Mas adelante Gonzalo también se refirió a la ayuda que recibió el barrio por parte de la fundación Techo que armo 12 viviendas preensambladas, “Sí la agrupación TECHO que es una fundación qué yo la verdad desconocía, un día nos dijeron que habíamos entrado este con Francisca y por los chicos en el programa para adquirir esta vivienda que se ve también que es muy bonita y eso nos da mucha esperanza, porque la verdad que tampoco lo esperamos y se ve que ha tenido mucha repercusión en los medios ha hecho que llegue a todo el país y gracias a eso de que se puedan conseguir algunas soluciones habitacionales rápidas de parte organizaciones, de vecinos y de toda la gente que está colaborando”, detallo.
TECHO es una organización presente en 19 países de América Latina, que busca superar la situación de pobreza que viven millones de personas en asentamientos, a través de la acción conjunta de sus habitantes y jóvenes voluntarios y voluntarias.
TECHO comenzó en Curanilahue, a casi 700 km al sur de Santiago de Chile, en el invierno de 1997. Un grupo de jóvenes universitarios, guiados por el sacerdote jesuita Felipe Berríos, empezaron a reunirse con familias de la zona que vivían en situación de extrema pobreza, conscientes de la injusta realidad en la que vivían. Durante varios años, juntos fueron concretando obras cada vez más grandes y permanentes que aportaban a la compleja situación de las familias. Así fue como, lentamente, surgió lo que hoy es TECHO.
Al reconocer esta situación de emergencia constante, el modelo se llevó a El Salvador y Perú, y fue así como la organización emprendió su expansión bajo el nombre “Un Techo para mi País” hasta convertirse en el desafío institucional que hoy, más de 20 años después, se comparte en toda América Latina, incluso en Las Golondrinas.
Soñar con el fuego
Finalmente, Gonzalo comento como se despierta su hija de 3 años con miedo a que el fuego la alcance, “Sí es esa sí, la verdad que anoche justamente también empezó con lo mismo --Quiero una cama de ladrillos, de cemento, el fuego ya está y me pregunta—y yola digo -- si ya se terminó, yo le digo que no se haga problema, que vamos a hacer en vez de una, dos casas que vamos en volver tener todo más lindo”, cuenta con lágrimas en los ojos el papa.
En seguida agrega: “estoy tratando de hacerle entender y qué ya está ya pasó y que tenga fuerzas, fue muy difícil a una criatura de 3 años hacerle entender todo lo que pasó y que ya está fuera de peligro, en un momento ella tuvo que atravesar el fuego y dejarme a tratando de salvar los animales, tratando de rescatar a las mascotas de la casa y ella salir corriendo entre las lenguas de fuego mirar atrás y ver a su papa que quedaba envuelto en llamas, eso es una de las cosas que ella todavía no puede digerir”, explica Gonzalo.
Además, detallo que la niña corrió detrás de su mama que salió primero con su hermanito de 9 meses, “su mamá salió antes con el bebé de 9 meses en brazos y ella también descalza como su mamá corriendo por el medio del empedrado pensando y llorando porque yo no iba a salir, traté de sacar los animales, no pude y esa imagen es la que le queda para siempre en su mente”, sentencio Gonzalo.












-------------------------ESCRIBANOS, OPINE, ENVÍE INFORMACIÓN-----------------

Forms generator powered by 123ContactForm.com | Report abuse

ESCRIBANOS