Una vivienda ubicada en el camino al lago Epuyén sufrió ayer importantes daños luego que se desatara un incendio en su interior. De acuerdo a lo reconstruido, su propietario tuvo que salir y dejó leña en el fogón para que se mantenga la temperatura. Fue en ese contexto que el fuego se extendió por todo el inmueble.
El hecho se registró este lunes, cerca de las 18, en la avenida Los Retamos, cuando un vecino debió salir por cuestiones personales. Ante las bajas temperaturas reinantes en la zona, cargó la chimenea para mantener el calor. En contrapartida, terminó generando un fuego que afectó varias dependencias y llegó hasta la habitación, cocina, comedor y el baño. Por suerte, no había otras personas en el interior.
Al ver el humo, otros vecinos llamaron al cuartel de bomberos, desde donde se despacharon un par de dotaciones para sofocar las llamas.