El 28 de junio, “Tino cumpliría 64 años, pero gracias al accionar represivo de un Estado inconstitucional, ya no está con nosotros”, reflejó ayer Claudia Costa Basso (su compañera) en referencia también a que se cumplió un mes de su muerte, a manos de un operativo del GEOP que terminó con la vida de Alejandro John en su chacra de Las Golondrinas.

En coincidencia, el premio Nobel de la Paz,  Adolfo Pérez Esquivel, calificó el hecho “como un asesinato” y expresó su repudio en una carta personal que envió a la familia de la víctima.
Precisamente, Claudia Costa se encontraba presente “durante el accionar judicial/policial que acabó con su vida” y más tarde detalló que “lo fusilaron en un cuarto chiquito, 20 contra uno y con un disparo en la cabeza”.

En ese marco, Pérez Esquivel escribió: “Por  medio de estas líneas, quiero expresar mi repudio por el asesinato de un vecino de Lago Puelo, realizado por fuerzas policiales especiales de la provincia del Chubut el pasado mes de mayo. Por otra parte, quiero hacer llegar mi solidaridad y condolencias a la familia y amistades de Alejandro ‘Tino’ John, víctima de esta violenta muerte. Las fuerzas de seguridad son servidores del pueblo, no deben olvidar que son ciudadanos y ciudadanas con los mismos derechos que todos los habitantes del país y tienen obligaciones y responsabilidades en la construcción democrática que deben defender y proteger”.

 “Ante este hecho tan aberrante espero que la justicia actué inmediatamente para que estos actos de violencia policial no queden impunes. En un estado democrático, las fuerzas de seguridad deben estar al servicio del pueblo, del bien común y de la democracia”, concluyó.

Derechos Humanos
Por su parte, desde distintas filiales de Derechos Humanos del país se expresaron ayer en un documento donde graficaron que “el día 15 de junio mantuvimos una reunión virtual con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, y con el director nacional de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski. El encuentro fue pedido de urgencia por estas organizaciones para expresar nuestra indignación por el crimen de ‘Tino’ John y para darles una mirada del contexto en que este hecho se produjo”.

En un balance posterior, precisaron que “ni la actitud ni la decisión política que demostraron los funcionarios ante nuestros pedidos fueron los que esperábamos. Recibimos excusas que hacían referencia a los ‘límites’ que los condicionan al vivir en un país federal”. No obstante, desde su óptica, “entendemos que es urgente la intervención de la Secretaría Nacional de Derechos Humanos para poner un freno al atropello permanente”.

Tras recordar que “también estuvo presente Claudia Costa Basso”, voceros de DD.HH. señalaron que “durante dos horas planteamos nuestra preocupación por la escalada de violencia institucional que vive la provincia del Chubut y detallamos numerosos hechos que hemos denunciado en los últimos años y de los que el Secretario y el director estaban al tanto”. “Expresamos nuestra convicción de que el crimen de ‘Tino’ John no fue un ‘exceso’ policial, sino la consecuencia de una política sistemática violatoria de los derechos humanos desplegada con mayor impunidad desde que Federico Massoni asumió el Ministerio de Seguridad y con el aval explícito del gobernador Mariano Arcioni”, puntualizaron.

En definitiva, presentaron un petitorio donde reclaman: “controlar preventivamente al accionar policial; investigar los casos de violencia institucional que están paralizados y que la Secretaría Nacional de Derechos Humanos se constituya como querellante en la causa ‘Tino’ John”.

 De igual modo, manifestaron que “nos preocupa que el mismo fiscal que intervino pidiendo el allanamiento que culminó con la intervención del GEOP en el caso, sea quien lleve adelante la investigación sobre los hechos producidos el 27 de mayo pasado”, por cuanto exigen que “la investigación sea realizada por fuerzas ajenas a la provincia”.

Entendemos que es responsabilidad del Estado nacional, una vez en conocimiento de estos graves hechos, hacer algo para restablecer las garantías constitucionales en nuestro territorio, ya que no puede desentenderse de esta grave situación. Mientras tanto, exigimos justicia por ‘Tino’ John, investigación independiente y derogación urgente de los protocolos inconstitucionales”, concluyeron.

Aquella mañana
La versión de Claudia Costa Basso, la compañera de ‘Tino’ John precisa que en aquella jornada del 27 de mayo por la mañana, los uniformados del GEOP “rompieron las puertas a patadas, me agarraron, me pusieron precintos y me tiraron la nuca para adelante. En eso escuché balas. Yo gritaba ‘qué pasó con mi marido’ y nadie me contestaba y tampoco estaba la fiscal”. Uno me dijo ‘si no se queda tranquila le va a ir peor’”.
De acuerdo a su versión, el allanamiento se prolongó por unos 40 minutos, “hasta que me soltaron. Fueron muy sádicos: cuando apareció mi perrita, pedí que me suelten para abrazarla, me dijeron que no y que me tranquilice o la tiraban al campo de nuevo, así me trataron”.

Finalmente, dedujo el desenlace fatal porque “vi un portafolio de la Policía Científica y por lo poquito que escuché, dijeron ‘hay que confirmar la muerte’”.
Insistió con que “lo fusilaron, no entiendo este ataque feroz. Después me enteré que le habían disparado en la cabeza”. Enseguida se preguntó “dónde estudian. Si hay que neutralizar a una persona que no es delincuente, está alterada y que estaba disparando desde el día anterior con un rifle 22, se le puede tirar un tiro en pierna, creo yo”.