“Estamos ante una situación muy crítica, donde en términos de desarrollo de la región hemos retrocedido a la década de 1980 y hay que ser conscientes de que llevará mucho tiempo volver a posicionar el destino, ponerse de pie y estar a la altura cuando la situación global mejore”, advirtió ayer la vicepresidente de la Cámara de Turismo de El Bolsón, Cristal Gutiérrez, al presentar un informe donde se subraya que “todos somos esenciales en tiempos de pandemia”.
No obstante, aclaró enseguida que la actividad turística “será el eje fundamental de la reactivación económica, como ya se está observando a nivel mundial”, al tiempo que se preguntó “dónde vamos a quedar parados en el nuevo mapa que se está construyendo”.
Acerca de la realidad de la zona, confirmó que “muchos prestadores de nuestro sector se han dedicado a otras actividades, incluyendo numerosos complejos de alojamiento que se han pasado al alquiler permanente. Para se vea el impacto en su real dimensión, de unas 5.800 camas disponibles en verano, en este momento solo podemos ofrecer unas 1.800 plazas, aun considerando que durante el invierno hay muchos establecimientos que históricamente cerraron”.
Con todo, valoró que “el productor ‘Bienestar’, con la pandemia ha tomado una gran relevancia en el mundo y nos ofrece una gran oportunidad de despegue”.
El trabajo elaborado en forma conjunta entre la Cámara de Turismo de El Bolsón; la Cámara de Comercio y Turismo de Lago Puelo; la Cámara de Turismo de El Hoyo; ASEET Corredor de los Andes y Gestur, precisa que “la Comarca Andina del Paralelo 42 resulta un claro ejemplo de la impericia, imprudencia y negligencia del Estado por atacar a las actividades productivas y comerciales, en vez de aumentar la capacidad hospitalaria que, dicho sea de paso, hace mucho tiempo que debió actualizarse acorde a la población local”. 
Desde la óptica de Cristal Gutiérrez, “no estamos hablando de que no haya restricciones, sino de la posibilidad de analizarlas mejor y sentarnos todos juntos a la mesa a la hora de decidir, en concordancia a la realidad cambiante y compleja que estamos teniendo, en un escenario donde siguen apareciendo cepas”. Sumó que además “sería oportuno que en las máximas esferas de decisión del país se tomen en consideración nuestras sugerencias”.
A su lado, la presidente de la cámara empresarial, Karina Bayón, recordó que “durante todo este tiempo nos marcaron la disyuntiva entre trabajo y salud”, al tiempo que señaló el documento donde se analiza “la peculiar situación de aislamiento social, que merece abordarse en toda su complejidad. La combinación entre la crisis económica preexistente y la emergencia sanitaria por el Covid agrega oscuridad a la nueva crisis que generan las medidas tomadas por el gobierno nacional. La discusión no debe ser economía versus salud. Mediante los informes brindados por los hospitales de las localidades de El Bolsón, Lago Puelo y El Hoyo, la actividad comercial y turística no genera aumento significativo de casos. Bajo esta evidencia, cualquier medida que restrinja estas actividades, es totalmente infundamentada, ilógica y enteramente perjudicial para todos los actores sociales”.
Redistribución
En el extenso escrito, que incluye la opinión de comerciantes, expertos de distintas áreas y los propios prestadores turísticos, las cámaras empresariales anteponen como ejemplo: “Vamos a suponer que una persona decide gastar 100 mil dólares en la construcción de un hospedaje en Lago Puelo. Ese dinero no es una inversión estática, sino que irá a circular en la economía local”, aseveran. 
Según detallan “parte de ese capital se usará para comprar arena, cemento, cal, materiales de acabado (cableado, pinturas, decoración, jardinería, etc.); para pagar el salario de los constructores, ingenieros y arquitectos, y también para pagar impuestos. Esta será una primera vuelta del dinero, pero esto no se detiene ahí: los trabajadores obtienen parte de ese dinero en forma de salario y con eso pagan la gasolina, la escuela de sus hijos y el supermercado”.
A su vez, “el dueño de la empresa de materiales de construcción gastará el dinero en los proveedores, en el salario de los empleados y en sus gastos personales, haciendo que ese dinero continúe circulando”. 
“Ahora tomemos el ejemplo de un contingente de turistas que decide llegar a nuestra comarca en verano: deberá alojarse en algún establecimiento local, a la vez tiene que comer, ya sea en algún local gastronómico o comprando alimentos en mercados, verdulerías o carnicerías locales. El gastronómico, al tener una mayor cantidad de comensales, debe aumentar la compra de insumos para sus platos, entonces le ordena más materia prima al proveedor (verdulero, carnicero, almacén de ramos generales). Estos últimos, ahora cuentan con mayor nivel de ventas gracias a ese pedido, con lo cual pueden, por ejemplo, salir a comprar ropa a sus hijos o pagar algún electrodoméstico. Es por ello que el dinero gastado por turistas, se redistribuye en todas las actividades, ya sea de manera directa, indirecta o inducida”.