Consideran “positiva” inspección ocular en Cuesta del Ternero por el homicidio de Elías Garay



 

El predio de la Lof Quemquemtreu, en el paraje Cuesta de El Ternero (entre El Bolsón y El Maitén), fue escenario esta mañana de una inspección ocular a cargo de la Justicia rionegrina y las partes involucradas en la defensa de los imputados en el homicidio del comunero Mapuche Elías Garay, ocurrido el 21 de noviembre del año pasado.

Trabajaron en el lugar los peritos del Gabinete de Criminalística de la ciudad de El Bolsón; la responsable de la Unidad Operativa para la Investigación; personal de la Comisaría 12° y el fiscal Francisco Arrien. Participaron además de esta diligencia judicial los abogados de la defensa de los imputados y de la querella y miembros de la comunidad.


Por el caso están detenidos Diego Ravasio y Martín Feilberg (ambos con domicilio en la provincia del Chubut), a quienes se imputa haber ingresado aquel día al campo recuperado por el grupo mapuche y haber disparado contra Elías Garay y Gonzalo Cabrera, quien terminó con heridas graves.

 

Al cierre de la recorrida, el abogado Estanislao Cazaux (defensor del imputado Diego Ravasio), dijo que “se recorrió el predio y se tomaron distancias. Puntualmente, los 800 metros que van desde la tranquera hasta el supuesto lugar donde se produjo este hecho tan desgraciado que se está investigando. Desde la defensa venimos a corroborar que se realice correctamente la inspección, tomando impresión del escenario para contrastar las hipótesis y las teorías esgrimidas por las partes”.

Enseguida precisó que junto a Ernesto Saavedra (defensor de Martín Feilberg, el otro acusado del homicidio de Elías Garay), “coincidimos en que las imágenes del drone son fundamentales para determinar lo sucedido. Si estuvieran, no tendríamos que estar haciendo todo este procedimiento”.

De todas maneras, aclaró que “en esta oportunidad, no se buscó el drone, ni se realizó un mapeo en 3D por las condiciones climáticas imperantes, además de una objeción por parte de la defensa. Ahora vamos a aguardar que el Ministerio Público Fiscal realice su trabajo de planialtimetría, señalando los relieves del terreno (distancias que suben o bajan). En base a ello, se plasmarán las hipótesis en un eventual juicio oral y público”.




Acerca del comportamiento de los miembros de la comunidad Lof Quemquemtreu, remarcó que “no hubo ningún problema, nos han acompañado y nos han señalado el sendero. Obviamente, no tienen que tener participación en la diligencia porque no es una declaración testimonial”.

Nueva audiencia

A su turno, el fiscal Francisco Arrien recalcó que la inspección ocular “es una medida judicial que se realiza en función de poder determinar específicamente el lugar donde se produjeron los hechos y que será muy importante para todas las partes, con el objetivo de poder mostrar a los jueces cómo ocurrió este caso”. 

En detalle, “lo que se hizo fue filmar, sacar fotos y tomar distancias para ser precisos al momento del debate. Fue muy positivo, aún cuando una de las partes a último momento no quiso participar, pero es una de las chances que tiene. En general, pudimos trabajar con absoluta comodidad”.

Insistió en que “todo sucedió dentro de un contexto geográfico, con las particularidades de cada zona, incluyendo la vegetación. Se pudo realizar prácticamente todo el procedimiento, a excepción de no poder utilizar algún tipo de equipamiento porque la lluvia produce un rebote, principalmente para el trabajo en 3D, aunque se puede hacer de otra manera”, graficó.




Acerca del avance del proceso judicial, Arrien adelantó que “la semana venidera se fijará una audiencia para reformular los cargos. Significa que readecuamos la acusación original, porque a medida que fue avanzando la investigación logramos tener más elementos para saber cómo ocurrieron los hechos, según nuestra versión”. Tras ello, “entramos en las etapas finales hasta el juicio, que aún no tiene fecha”, concluyó.


Fernando Bonansea. Fabian Balasz










Publicar un comentario

0 Comentarios